-
+
Artículo dentro del especial:
con la colaboración de:
Wikimedia Commons

No hay estrategia de seguridad sin dimensión económica

Thorben Albrecht

9 mins - 21 de Noviembre de 2022, 07:00

Nuestra seguridad no puede definirse en términos puramente militares. En gran medida, también depende de nuestra estabilidad económica. El éxito económico no es un fin en sí mismo: los beneficios empresariales no generan ni prosperidad ni seguridad. Pero muchos puestos de trabajo -y, por tanto, los ingresos y el sustento de millones de trabajadores en Alemania- dependen del funcionamiento de las cadenas de suministro y los mercados de exportación. Las crisis de los últimos años lo han dejado dolorosamente claro. La demanda del mercado interno de bienes y servicios, así como la financiación de los servicios públicos, no pueden garantizarse sin una estabilidad económica global. El ejemplo más reciente es el de la buena atención sanitaria, cuya importancia nos ha hecho ver la pandemia. Por lo tanto, también es una cuestión de política de seguridad cómo se estructuran nuestras relaciones económicas internacionales y si se pueden evitar las dependencias unilaterales. La estructuración de nuestras relaciones económicas debe formar parte de una estrategia de seguridad nacional -y europea-.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]
Para nuestra economía, fuertemente interconectada a nivel internacional, un repliegue económico completo a Europa o incluso a Alemania no beneficiaría nuestra prosperidad ni contribuiría a la estabilidad mundial. Al contrario: en un mundo ideal, habría mercados abiertos con normas justas para las condiciones laborales y medioambientales. Estas normas se establecerían mediante acuerdos multilaterales y su cumplimiento estaría garantizado por organizaciones como la OMC y la OIT a lo largo de toda la cadena de producción y suministro mundial. En realidad, sin embargo, los mercados capitalistas son propensos a las crisis. Incluso antes de la guerra rusa contra Ucrania, la industria europea se enfrentaba a la escasez de materias primas, al exceso de capacidad mundial y a un nuevo y creciente proteccionismo. Además, la pandemia perturbó en repetidas ocasiones y sigue perturbando las cadenas de suministro mundiales, exponiendo las vulnerabilidades de la producción 'just in time', altamente eficiente pero propensa a las perturbaciones. El aumento de las tensiones y dislocaciones geopolíticas, sobre todo entre China y Estados Unidos, está ejerciendo una presión adicional sobre las relaciones económicas mundiales. La dependencia de materias primas y productos se utiliza como palanca geopolítica, al igual que las estrategias de política económica y las subvenciones. Por último, los sistemas multilaterales, como la Organización Mundial del Comercio, se ven aún más debilitados por la política de intereses geopolíticos y, por tanto, también dificultan el cumplimiento de los derechos humanos y de los trabajadores, que ya no se respetaban en muchos lugares antes de las múltiples crisis.

Estrategias por y para las empresas
En este contexto, se necesitan nuevas estrategias, tanto a nivel político como por parte de las empresas y los sindicatos. Hay que encontrar un nuevo equilibrio entre las ventajas que siguen teniendo las relaciones comerciales abiertas y la necesidad de reducir las dependencias estratégicas y reforzar la seguridad del suministro. A la vista de los nuevos retos descritos, los siguientes puntos deberían guiar nuestras acciones:

Las empresas se enfrentan a la tarea concreta de hacer más resistentes sus cadenas de suministro y, en algunos casos, de replantear sus estrategias de exportación. El comercio justo sigue prometiendo ganancias de prosperidad, pero la orientación global de las cadenas de suministro, centrada en la eficiencia, ha pasado su cenit. Por esta razón, las empresas están diversificando su estructura de proveedores, es decir, tratando de reducir su dependencia unilateral de los distintos países proveedores. Las palabras de moda re-shoring, la reubicación de la producción en el mercado nacional, o near-shoring, la producción en la respectiva región continental, también se asocian a los intentos de lograr una mayor seguridad de suministro a través de la proximidad geográfica. Ambos conducirán a una re-regionalización global de las cadenas de valor.

Para minimizar los riesgos, también es necesario diversificar los mercados de venta. Además del mercado europeo, que seguirá siendo primordial para la economía alemana, hay que ampliar las relaciones económicas con los Estados democráticos. Especialmente con países de regiones del mundo con los que el comercio ha estado hasta ahora poco desarrollado. Por otro lado, hay que reducir las dependencias con países cuyo desarrollo es bastante problemático desde el punto de vista político y geoestratégico.



Para la industria alemana, las relaciones comerciales, de inversión y de innovación con China son de enorme importancia, y viceversa. Para algunas empresas de renombre, el mercado chino es el más importante en cuanto a ventas. Actualmente no es concebible un desacoplamiento rápido y de gran alcance con la economía china, a diferencia de lo que ocurre con Rusia, por ejemplo. Las empresas deben desarrollar nuevas estrategias para preservar las ventajas del intercambio económico en la medida de lo posible sin exponerse al riesgo de volverse demasiado dependientes. Hay que evaluarlas de forma realista y, si es necesario, reducirlas.

Aunque las distintas empresas necesitarán sin duda estrategias diferentes en este sentido, hay algunos aspectos que deben tenerse en cuenta en general. En la mayoría de los casos, esto debería incluir un enfoque que puede describirse como producción 'en China para China'. Esto significa que la producción en China se destina únicamente al mercado chino, pero no a otros mercados mundiales o incluso al mercado interno europeo. Esto también es necesario en cuanto a los escenarios de riesgo que pueden surgir de la escalada de los conflictos políticos, por ejemplo sobre Taiwán. Estos escenarios deben tenerse en cuenta en el análisis de riesgos de las empresas. Además, a la hora de operar en China, como en todos los mercados globales, es imprescindible que se cumplan las normas pertinentes en las sedes de las empresas alemanas. Esto incluye la renuncia al trabajo forzado y al trabajo infantil, así como el derecho a organizarse en sindicatos. Esto último debe promoverse mediante medidas políticas, como leyes sobre la cadena de suministro, y normalizarse a un alto nivel en toda Europa mediante la correspondiente normativa de la UE.

Una política económica europea para salvaguardar las industrias clave
Pero la política también es necesaria en otros ámbitos. Por ejemplo, Alemania y Europa están llamadas a ser mucho más activas en la configuración de su política económica en el futuro. Hasta ahora, la UE se ha limitado principalmente a evitar las supuestas 'distorsiones de la competencia' en el mercado interior mediante la prohibición de las ayudas estatales. En el peor de los casos, esto lleva a que no se realicen las inversiones necesarias porque se impide el apoyo estatal. Esto es cada vez más problemático en un contexto de intensificación de la competencia mundial y geopolítica. En cambio, la UE debería identificar determinadas industrias clave para la transformación ecológica, digital y geopolítica y promoverlas en el espíritu de la soberanía estratégica. También en el futuro, Europa no tiene que producirlo todo dentro de sus fronteras, pero no debe perder la oportunidad de asegurar o deslocalizar industrias clave. 

La UE ya ha hecho algunos esfuerzos en este sentido. Destacan los proyectos de financiación estratégica sobre salud, hidrógeno, nube y desarrollo de baterías o el proyecto REPowerEU, que busca acabar con la dependencia de los combustibles fósiles rusos. Sin embargo, lo mismo debe aplicarse a una estrategia de materias primas, que también debe tener un alcance europeo y reducir las dependencias unilaterales. Esto se aplica en particular a las materias primas que son esenciales para la viabilidad futura de la industria europea, como el magnesio y las tierras raras. Sin embargo, esto difícilmente tendrá éxito con una política industrial y energética que se configura principalmente por los Estados miembros de la UE y que está muy descoordinada. En cambio, es necesaria una política europea común, también para poder seguir utilizando la fuerza económica de la UE como factor político en la política mundial. Una mayor coordinación transatlántica -sin renunciar a los intereses propios y posiblemente divergentes desde el principio- también parece aconsejable en estos futuros ámbitos.

Puntos clave:
  1. La Estrategia de Seguridad Nacional no puede prescindir de una política económica activa y paneuropea.
  2. Las empresas se enfrentan a la tarea de hacer más resistentes sus cadenas de suministro y diversificar sus mercados de venta.
  3. En todos los mercados mundiales, es imperativo que los centros alemanes cumplan con los derechos de los trabajadores pertinentes.

Utilizar la fuerza de la UE
En general, se plantea la cuestión de qué cooperación internacional y qué acuerdos comerciales de la UE tendrán sentido en el futuro. Aunque es evidente que hay que preferir los tratados multilaterales justos para dar forma a las relaciones comerciales mundiales, los acuerdos multilaterales integrales que funcionan no son, por desgracia, muy realistas en un futuro previsible. Por lo tanto, no podremos evitar un nuevo debate sobre los acuerdos comerciales bilaterales de la UE. Aquí también es necesario que los sindicatos, así como la sociedad civil, pongan a prueba las posiciones persistentes, a menudo críticas. Al fin y al cabo, los acuerdos comerciales bilaterales también pueden desempeñar un papel positivo en el sistema comercial mundial. Sin embargo, sólo si se negocian de forma democráticamente transparente e incluyen unas normas mínimas de carácter social y ecológico, y si estas normas mejoran el statu quo.

En resumen, una estrategia de seguridad nacional no puede prescindir de una dimensión económica y debe pensarse en términos europeos desde el principio. Especialmente con el mercado interior de la UE, una futura política económica paneuropea y la competencia de la UE en política comercial, existe la oportunidad de utilizar la fuerza económica de Europa en beneficio de la seguridad europea y alemana.
 
Artículo publicado originalmente en +49security 

 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Participación