-
+
EL PAÍS

La derechización europea ayudada por la izquierda

Denis MacShane

10 mins - 20 de Julio de 2023, 07:00

¿Hasta qué punto debemos tomarnos en serio el avance electoral del partido de extrema derecha Alternative für Deutschland al ganar un 52% por voto para hacerse con el control de una ciudad muy pequeña de Alemania del Este? Está claro que ganar el control de un consejo municipal es significativo, pero el político de AfD que ganó lo hizo con una campaña local contra la energía eólica.

Se trata de una cuestión que divide a toda Europa, donde muchos votantes no quieren que se construyan gigantescos molinos de viento cerca de sus casas. En otros países, los partidos de centro-derecha y los socialdemócratas son los que se han hecho eco de estas preocupaciones. 

No cabe duda de que las formaciones políticas de mediados del siglo XX de los gigantescos partidos dominantes cristiano y socialdemócrata, conservadores y laboristas en el Reino Unido, gaullistas y socialistas en Francia se han desvanecido, al igual que los liberales. Hay nuevos partidos identitarios: nacionalistas, verdes, monotemáticos, antiinmigración, pero no está claro que se estén fusionando en un partido fascista del tipo de los de los años treinta, como los de Mussolini, Franco o Hitler. En 1999, el Partido Demócrata Cristiano austriaco se coaligó con el Partido de la Libertad, de extrema derecha.

La inmigración, la inseguridad y la política de identidad no son nuevos motores de la campaña de la derecha para alcanzar el poder. La izquierda reformista tiene respuestas: más policía en las calles, más cooperación para encontrar los trabajadores necesarios en una Europa que ha dejado de tener bebés y un claro sentido de que la asociación europea tiene que reforzar la confianza nacional, no pretender abolir la nación.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]
Gran Bretaña ha visto el ascenso de una política ultranacionalista en Escocia, el Partido Nacional Escocés (SNP), que durante los últimos 15 años ha dominado la política escocesa y controlado el gobierno escocés. Pero ahora el SNP está perdiendo apoyos.

Los líderes políticos de extrema derecha más destacados de Europa son dos mujeres: Marine Le Pen en Francia y Giorgia Meloni en Italia. Comenzaron su ascenso político mostrándose muy hostiles a la Unión Europea, rechazando el euro y queriendo cerrar fronteras. Pero si quieren ganarse el apoyo de más de una estrecha base de votantes tienen que moverse hacia el centro.

El ejemplo del Brexit en el Reino Unido, que ha sido muy negativo para la economía británica, el crecimiento y las finanzas públicas, ha sido una gran advertencia para la derecha populista en Europa, que ya no defiende temas antieuropeos.

Los conservadores británicos en el poder se acercaron cada vez más a la derecha antiliberal, a veces abiertamente racista. Pero parece que en las próximas elecciones británicas los votantes colocarán a un primer ministro laborista en Downing Street.

Del mismo modo, Marine Le Pen o Boris Johnson o los populistas nacionalistas suizos a menudo defendieron a Vladimir Putin o recibieron dinero del Kremlin. Tras la invasión de Ucrania, no hay ninguna ventaja política para ningún partido que sea visto apoyando a Putin.

Gran Bretaña parecía estar respaldando la política de identidad populista nacionalista bajo la influencia de la cruzada de 20 años de Boris Johnson contra Europa. Esto dio lugar a una votación para abandonar Europa en un plebiscito populista ayudado por mentiras diarias y propaganda en periódicos de propiedad extranjera, así como la BBC promoviendo abiertamente al eurófobo populista Nigel Farage, que nunca fue capaz de ganar un escaño en la Cámara de los Comunes del Reino Unido.

La era del Brexit, sin embargo, ha sido muy mala para el Partido Conservador. El Brexit se ha tragado a cuatro primeros ministros: David Cameron, Theresa May, Boris Johnson y Liz Truss, mientras que el actual primer ministro, Rishi Sunak, tiene la valoración más baja de todos los primeros ministros tories de la historia y está tratando discretamente de reiniciar una relación menos hostil con Europa.

El Partido Laborista tiene una ventaja de más de 20 puntos en las encuestas de opinión y pocos diputados conservadores creen que la adopción por su partido de una política nacionalista antieuropea haya tenido éxito.

En general, cuando los populistas antieuropeos y antiinmigración que dan prioridad a la nación se convierten en ministros, como Matteo Salvini, de la Liga Norte italiana, obtienen muy malos resultados. Traducir un discurso populista que gana aplausos en una reunión de militantes nacionalistas en un gobierno eficaz no es tan fácil.

La política europea es un mosaico, no un monolito. Algunos partidos del Partido Popular Europeo (PPE), de centro-derecha, como el Partido Popular español, están tentados de formar una coalición con el partido español de derecha dura y herencia franquista VOX.

Por otro lado, Nueva Democracia, afiliada al PPE griego, bajo el liderazgo del recientemente reelegido Kyriakos Mitsotakis, ha rechazado todos los acuerdos, alianzas y coaliciones con la derecha dura en la política griega, y este claro apoyo a la política democrática se ha ganado el respaldo de los votantes griegos.

El año que viene se celebrarán elecciones al Parlamento Europeo que mostrarán hasta qué punto es amplio o profundo el apoyo a la política de la derecha dura. La participación en las elecciones al Parlamento Europeo suele ser mucho menor que en las elecciones al Parlamento nacional. Las elecciones al Parlamento Europeo son utilizadas por los votantes para registrar un voto de protesta que a menudo no se repite en las siguientes elecciones nacionales.

La victoria de la AfD en dos elecciones locales en Alemania Oriental, donde existe una hostilidad hosca hacia Berlín y los históricos partidos creados en Alemania Occidental, es importante, pero no indica que Europa se dirija hacia un retorno a una historia más oscura de políticas de extrema derecha.



A principios de siglo, los partidos socialdemócratas, socialistas y laboristas de Europa controlaban o formaban coalición en 12 de los 15 gobiernos de la UE. Ese fue el momento álgido, y desde entonces la marea de gobiernos de izquierda ha ido bajando.

La desunión de la izquierda ha sido la mayor ayuda para la derecha. Las recientes elecciones griegas y los disturbios en Francia confirman el fin del sueño de la izquierda antisistema europea de que la historia se volvía a su favor.

En 2015, Syriza, que surgió como un desafío de académicos de izquierdas, activistas sociales identitarios, proinmigrantes y radicales contrarios a la UE -encarnados por el extravagante Yanis Varoufakis-, obtuvo 159 escaños en el Parlamento griego y formó gobierno.

En las recientes elecciones griegas, Syriza obtuvo 48 escaños, solo 16 más que sus rivales socialdemócratas del PASOK.

La crisis financiera de 2008/9 importada de Estados Unidos vio surgir en toda Europa nuevos partidos de izquierda. Surgieron de la crítica del movimiento de 1968 a la socialdemocracia reformista y sindicalista, y en Gran Bretaña de los cautelosos compromisos acomodaticios del Partido Laborista con el capitalismo globalizado.

Los nuevos movimientos sociales basados en el género, la raza, la inminente catástrofe climática y, más recientemente, los derechos de los transexuales se consideraron más importantes que las tradiciones de justicia social de buenos salarios e igualdad en el lugar de trabajo.

El colapso de la afiliación sindical en el sector privado en toda Europa permitió a los activistas políticos de la nueva identidad de izquierda radical infiltrarse en los partidos socialdemócratas clásicos del siglo XX y, cuando se sintieron frustrados por la lenta aceptación de sus ideas, salir y formar nuevos grupos electorales.

De ahí el ascenso de Syriza en Grecia, Podemos en España, los llamados "frondeurs" en el partido socialista francés que socavaron la presidencia de François Hollande después de 2012. Die Linke en Alemania y "5 Estrellas" en Italia dividieron y debilitaron a la socialdemocracia alemana o a la izquierda reformista italiana.

Hoy, la izquierda dura en Francia, liderada por Jean-Luc Mélenchon, líder de la principal facción antisistema en el Parlamento francés, ha estado incitando a la violencia callejera para debilitar al Gobierno de Macron, dirigido por un presidente con poca experiencia electoral y una mala elección de políticas y ministros.

La principal beneficiaria es Marine Le Pen, que representa a la derecha racista intolerante, aunque haya abandonado el antisemitismo de su padre.  Dice lo menos posible, dejando que la izquierda antisistema, que ha sustituido a la izquierda democrática del Partido Socialista con el mayor número de escaños en la Asamblea Nacional, se haga cada vez más impopular con burdas acusaciones de que todos los policías franceses son asesinos racistas.

Los trabajadores y comerciantes franceses que ven cómo se destruyen puestos de trabajo y se saquean comercios no simpatizan con esta línea y se vuelven hacia Le Pen.

En Gran Bretaña, la política de identidad nacionalista radical que surgió en Escocia garantizó a los laboristas un largo periodo en la oposición con Momentum como partido dentro del partido y la elección y reelección de Jeremy Corbyn como izquierdista antisistema incluso después de que perdiera las elecciones de 2017.

Hoy, quince años después del crack financiero de 2008, la nueva izquierda identitaria ha perdido apoyo electoral, brío intelectual y convicción política.

Los llamamientos a considerar las cuestiones de género trans como la cuestión política más importante del momento ya no convencen. Prohibir volar para ir de vacaciones en familia o castigar a los trabajadores que utilizan el coche pierde votos. Las vidas de los negros importan, pero también las de la clase trabajadora, pero nadie en la izquierda identitaria habla en nombre de los trabajadores.

Los ataques de la izquierda radical identitaria a sus camaradas reformistas sólo han beneficiado a la derecha, especialmente a una derecha mucho más dura que está ganando apoyos en Europa. Al igual que Momentum y Corbyn dieron paso a cada vez más primeros ministros de derechas en Londres, Jean-Luc Mélenchon es el mejor aliado que tiene Marine Le Pen. Los sondeos de hoy le dan la victoria en el Elíseo.

Una vez más, hoy es la derecha la que gana cuando la izquierda elige la demagogia y la calle en lugar de la educación política y el parlamento. En Grecia, el padre fundador de Syriza, Alex Tsipras, abandona la política a los 48 años.

Su probable sucesora es Efi Achtsioglou, abogada de 38 años y exministra del Gobierno de Tsipras. Entró en el Parlamento griego en 2019 y, por tanto, no tiene el bagaje de otros izquierdistas antisistema que ayudaron a la derecha a llegar al poder socavando el socialismo reformista. Tiene que tomar una decisión difícil. Reforjar la unidad de la izquierda con el PASOK y otros partidos reformistas griegos o adoptar posturas como Yanis Varfoufakis, Jean-Luc Mêlenchon y Jeremy Corbyn y mantener a la derecha en el poder.

El artículo original en inglés se ha publicado en la newsletter del autor, Tomorrow's Europe Today
¿Qué te ha parecido el artículo?
Participación