-
+
AP PHOTO/LIBKOS

Es la hora de reforzar las sanciones: Rusia sigue fabricando armas con componentes occidentales

Ihor Petrenko

3 mins - 20 de Marzo de 2023, 07:00

Las actuales sanciones occidentales contra Rusia son aparentemente insuficientes para poder impedir que se sigan fabricando misiles y aviones no tripulados que se utilizan para bombardear infraestructuras críticas y civiles en Ucrania.
Los misiles y drones, con los que el ejército ruso bombardea masivamente las infraestructuras críticas y civiles de Ucrania, se siguen fabricando en Rusia con la ayuda de componentes occidentales y una base elemental, a pesar del régimen de sanciones impuesto contra el complejo militar-industrial ruso (MIC). 

Desde hace varios meses, Rusia utiliza armas de alta precisión fabricadas después de la introducción de las sanciones occidentales. Resultó que el nivel actual de sanciones es demasiado débil para detener la producción de misiles y aviones no tripulados. Hoy en día, la Federación Rusa produce hasta 40 nuevos misiles de crucero cada mes gracias al suministro de bienes de doble uso a través de esquemas 'grises' y el contrabando, y desde el comienzo de la invasión a gran escala de Ucrania, Rusia ha logrado producir 240 misiles X-101 y unos 120 misiles Kalibr.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]
Esto permite a la Federación Rusa seguir bombardeando a gran escala las infraestructuras críticas y civiles de Ucrania. En los últimos 5 meses, el ejército ruso ya ha llevado a cabo 15 ataques masivos, utilizando más de 820 misiles. Estos ataques han matado a cientos de civiles ucranianos, incluidos niños.   

Rusia no puede prescindir de los componentes occidentales en la producción de armas de alta tecnología. Además, los misiles rusos no alcanzan objetivos sin unas coordenadas claras, determinadas por sistemas de navegación y fabricados por empresas no rusas

Como señalaron los expertos del Royal United Services Institute, desde el comienzo de la agresión militar a gran escala de Rusia contra Ucrania, se han encontrado más de 450 componentes fabricados en el extranjero en 27 unidades de equipos rusos destruidos o capturados. De estos 450 componentes, 318 fueron fabricados por empresas estadounidenses. El resto de los componentes proceden de Japón (34), Taiwán (30), Suiza (18), Países Bajos (14), Alemania (10), China (6), Corea del Sur (6), Gran Bretaña (5), Austria (2) y otros países.



Por lo tanto, el bombardeo a gran escala de la infraestructura civil de Ucrania continuará hasta que los países occidentales introduzcan sanciones mucho más duras contra Rusia, así como contra los países que ayudan a Moscú en el suministro de productos de doble uso. 

Además, las principales empresas rusas están creando sus propias empresas militares privadas, que deberían servir de contrapeso al 'grupo Wagner' terrorista. Hay información sobre la aparición de tales empresas militares privadas en el marco de Gazprom, Rosneft, Rosatom y otras grandes empresas rusas. Así, el 10 de marzo, el tabloide alemán Bild publicó un artículo sobre la 'empresa de seguridad Gazprom', bajo cuya cobertura existe una EMP en toda regla, que no sólo debería convertirse en un contrapeso al 'grupo Wagner', sino también en un recurso militar adicional que Putin utilizará en Ucrania y en el mundo

Así, las corporaciones rusas ya se han unido a la financiación directa de la maquinaria militar de Rusia, incluyendo la producción de misiles y aviones no tripulados para sus PMC para bombardear más objetos civiles en Ucrania.

Por lo tanto, hoy es muy importante impedir que las corporaciones estatales rusas ganen dinero haciendo negocios con socios extranjeros e introducir inmediatamente sanciones internacionales contra ellas.
 
Read the article in English

ARTÍCULOS RELACIONADOS
¿Qué te ha parecido el artículo?
Participación