-
+
EL PAÍS

¿Cómo afectará la guerra en Israel a la guerra en Ucrania y al mundo?

Ihor Petrenko

8 mins - 26 de Octubre de 2023, 07:00

Los acontecimientos del sábado 7 de octubre en Israel conmocionaron a todo el mundo civilizado. Sólo un puñado de dictadores autocráticos se frotaron las manos ante el nuevo desafío a Occidente, al que pretenden destruir o al menos relegar al papel de figurantes en el nuevo orden mundial. Estos acontecimientos también están afectando a otro punto caliente del mapa mundial, Ucrania, donde el país terrorista de Rusia está haciendo lo mismo que los terroristas de Hamás todos los días.
Lo que está ocurriendo en Israel no es sólo una consecuencia del conflicto palestino-israelí, sino la formación de un nuevo "eje del mal": el triángulo Rusia-Irán-China (más sus satélites), que está destruyendo el orden mundial. Sí, no hay información confirmada de que Teherán estuviera directamente implicado en el ataque de Hamás contra Israel. Sí, China parece no tener nada que ver. Pero la sombra china puede rastrearse detrás de todas las acciones de rusos, iraníes e incluso norcoreanos. Irán es sin duda un patrocinador tanto de Hamás como del Hezbolá libanés. La presencia de armas rusas entre los terroristas de Hamás habla por sí sola.

El conflicto israelo-palestino es una maraña de problemas y actores diferentes (actores con intereses opuestos). El propio mundo árabe es heterogéneo, con distintas visiones de lo que está ocurriendo. De momento, Israel parece haber recuperado el control sobre sus territorios. Y parece estar planeando una operación terrestre en la Franja de Gaza. Hasta ahora, la aviación israelí ha actuado allí. Al mismo tiempo, el problema del Líbano y de las armas de Hezbolá sigue siendo relevante. Como ya han señalado muchos analistas, el ataque de Hamás contra Israel fue sin duda cuidadosamente preparado y apoyado por actores más poderosos. Por supuesto, la sombra de la sospecha recae sobre Irán, que tradicionalmente lo niega todo. Pero también niega haber suministrado drones a Rusia y, sin embargo, los chiíes llevan un año atacando Ucrania.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]
De hecho, Israel se encuentra actualmente en una encrucijada. Por un lado, los israelíes quieren venganza, rápida y dura, y tienen derecho a hacerlo. Por otro lado, la brutalidad excesiva y una operación terrestre serán utilizadas por los países árabes (algunos de ellos) para atraer a otras organizaciones terroristas, y quizá incluso a países sustitutos, a una guerra con Israel. Se trata de un dilema complejo que requiere comprensión y apoyo a Israel por parte de Occidente y de todo el mundo civilizado.

La reacción de Rusia ante la escalada en Oriente Próximo también es indicativa. Se ha puesto claramente del lado de Hamás, una organización terrorista alimentada por la URSS y posteriormente asumida por Irán. Pero los viejos lazos permanecen. Y el Kremlin, de alguna manera, tiene tanto influencia sobre Hamás como vínculos con ella. No es casualidad que la Dirección Principal de Inteligencia (GUR) del Ministerio de Defensa ucraniano advierta de que Rusia tratará de impulsar la descabellada idea de que fue Ucrania quien suministró armas a Hamás con el telón de fondo de la escalada en Oriente Próximo. Está claro que esto no es cierto. Pero ¿cuándo ha sido importante esto para la propaganda rusa?

Deberíamos fijarnos en todo lo que está ocurriendo a nivel mundial: China está actuando más con instrumentos económicos en la escena mundial, prefiriendo dicha expansión. Hacia Europa, Asia y África. Y con la ayuda de Estados canallas como Corea del Norte, Irán y Rusia, que de alguna manera dependen de la ayuda china, Pekín crea conflictos por poderes y reanuda viejas guerras. Y de este modo, se opone al mundo democrático liderado por Estados Unidos.

Por desgracia, Occidente sigue teniendo un miedo existencial a una guerra mundial. Y el nuevo "eje del mal" representado por China, Rusia e Irán juega con ello. Los regímenes autocráticos pueden movilizarse rápidamente. No perdonan a nadie, ni a los suyos ni a los demás. No respetan las reglas del juego. La comodidad sigue siendo el mayor valor para Occidente, ya que la guerra y la inseguridad, incluso en el caso de Ucrania, siguen siendo impensables para los ciudadanos de las democracias desarrolladas. Simplemente no saben cómo afrontarlo, pero Rusia, Irán y China sí. Y lo que es más importante, saben exactamente cómo manipularlo ante Occidente.



Es evidente que el mundo democrático tiene que ser mucho más duro. Demostrar que la bondad también tiene puños. Y no tener miedo de usarlos. Después de todo, fue la débil reacción de Occidente a todo lo que hizo Rusia (primero en Georgia, y desde 2014 en Ucrania, llevando finalmente a una invasión directa) lo que llevó a que África empezara a "asaltar" (una serie de golpes de Estado, de nuevo, no sin rastro ruso), y ahora también ha estallado Oriente Medio.

Está claro que el conflicto palestino-israelí tiene sus raíces. Pero el hecho de que haya vuelto a escalar ahora mismo es consecuencia, entre otras cosas, de la debilidad de la respuesta de Occidente a la agresión rusa. Hace tiempo que no hay nuevos paquetes de sanciones. El suministro de armas y municiones a Ucrania, que ya se había retrasado, con reservas y en cantidades insuficientes, ha empezado a fallar. Y con el telón de fondo de la escalada en Oriente Medio, el suministro de ayuda a nosotros puede ralentizarse aún más. Esto, por supuesto, juega a favor de Rusia. Y Peskov lo ha declarado abiertamente. Por otra parte, dado el actual debate en Estados Unidos sobre la financiación de la ayuda a Ucrania, la administración del presidente estadounidense Joe Biden está considerando la posibilidad de combinar en una sola solicitud su petición al Congreso de ayuda militar para Ucrania e Israel. Esta medida obligaría a algunos republicanos opuestos a la ayuda a Ucrania a votar a favor del paquete porque no querrían bloquear la ayuda militar a Israel.

Pero esto no es nada bueno para Ucrania, dada la tragedia que ha vivido Israel. Y Ucrania lo sabe bien, porque de hecho lo que los militantes de Hamás hicieron en Israel este fin de semana es absolutamente idéntico a las atrocidades que Rusia está cometiendo en Ucrania, en particular, por ejemplo, en Bucha, Irpen, Borodyanka, Moshchun, etc.  Por lo tanto, Rusia, Hamás y Hezbolá son cosas del mismo orden. La única diferencia entre ellos es que Rusia tiene armas nucleares. Y la debilidad de la reacción de Occidente ante las acciones de Rusia demuestra que si quieres ser un terrorista con el que negocian, debes tener armas nucleares. ¿Y adónde nos lleva todo esto?

Si Occidente no quiere enfrentarse a nuevas amenazas, debería trabajar activamente para cambiar los regímenes autoritarios. Debería apoyar en la medida de lo posible a los movimientos que se oponen a ellos. Tanto externa como internamente. Es una tarea difícil. Y ya ha habido algunos intentos que han fracasado. Pero si no se hace, esos regímenes seguirán destruyendo el orden mundial, lo que tarde o temprano conducirá a su completo colapso con todas las consecuencias para toda la humanidad. Y es muy acertado que el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy compare a Hamás con Rusia. Utilizan las mismas herramientas terroristas. Y las ejecuciones masivas de civiles llevadas a cabo por los rusos en Ucrania (Bucha, Irpin, Gostomel son sólo los ejemplos más famosos) parecen haber sido copiadas por Hamás, que creó una pesadilla en Israel, matando a la gente en las calles, en sus casas, en los festivales. El mundo democrático debería tratar a Hamás y a Rusia en consecuencia. Y del mismo modo que Israel rechazó la posibilidad de negociar con Hamás después de lo que hizo, también Ucrania rechaza, como es lógico, negociar con los actuales dirigentes de Rusia, que es esencialmente un régimen terrorista.

Ya es hora de que nos demos cuenta de que los regímenes autocráticos y dictatoriales son esencialmente regímenes terroristas. Y, como organizaciones terroristas que son, patrocinan cualquier concesión como una debilidad. Los intentos de pacificarlos acaban provocando nuevas agresiones con aún más víctimas. La disuasión no es suficiente en este caso. Tenemos que promover cambios fundamentales y el colapso de tales regímenes de todas las formas posibles. La tarea, repito, es difícil. Pero posponerla sólo conduce a la consolidación de tales regímenes. Y a nuevas agresiones, cada vez más sangrientas.
 
Read the article in English

¿Qué te ha parecido el artículo?
Participación