Suspenso del profesorado al Programa Bilingüe de la Comunidad de Madrid

El Programa Bilingüe de la Comunidad de Madrid (PBCM) se implantó durante el curso escolar 2004/2005 sin ningún programa piloto. Desde entonces ha ido aumentando paulatinamente el número de centros bilingües hasta constituir una parte fundamental de los centros públicos en la región en la que, según las últimas cifras oficiales correspondientes a la escuela pública (curso 2018-2019), participa el 48% del alumnado de Educación Primaria (112.500 personas) y el 52% del de Secundaria (75.413 personas, el 44% en la modalidad Sección y el 56% en Programa).

A pesar de su ya larga trayectoria e implantación, y de que incluso la Asamblea de Madrid aprobó en 2018 una proposición no de ley instando al Gobierno regional a realizar un estudio en profundidad del PBCM consensuado con la comunidad educativa, todavía hoy no existe una valoración seria y rigurosa del programa. A cambio, la Comunidad de Madrid publica anualmente unos informes sesgados y poco rigurosos que ofrecen una imagen distorsionada e incompleta del programa.

Ante este escenario, se hacía imprescindible llevar a cabo una evaluación independiente por parte de la comunidad educativa. Con este objetivo, el Grupo de Bilingüismo de Acción Educativa, con la implicación de la Federación de Asociaciones de Padres y Alumnos (Fapa) Giner de los Ríos y la financiación de Acción Educativa y de la Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica de la Comunidad de Madrid, desarrolló a principios de 2021 una encuesta a los docentes, familias y estudiantes de la enseñanza pública, que contó para su difusión con la colaboración de sindicatos de la enseñanza y diferentes asociaciones de carácter educativo.

Esta encuesta buscaba recabar información de primera mano sobre los siguientes puntos: aplicación real en las aulas, efectos sobre el aprendizaje, consecuencias en la organización de los centros, necesidad de refuerzo educativo dentro y fuera del centro; así como las consecuencias sobre la inclusión y la atención a la diversidad. En este artículo se ofrecen algunos resultados provisionales correspondientes al profesorado, cuya muestra asciende a 1.822 docentes de Infantil, Primaria y Secundaria, 1.151 de ellos pertenecientes a centros con PBCM (554 a colegios y 597 a institutos).

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Antes de ello, conviene conocer someramente las características de este programa. El PBCM establece en Educación Primaria un mínimo de enseñanza en inglés del 30% del horario lectivo semanal. Excluyendo las áreas de Matemáticas y Lengua, se imparte en inglés cualquier otra, prioritariamente Ciencias de la Naturaleza y Ciencias Sociales. Dichas áreas deben impartirse íntegramente en inglés, limitándose el uso del castellano a un apoyo puntual. En Educación Secundaria, el alumnado del Programa recibe una hora de inglés diaria y, al menos, otra materia entre las específicas obligatorias íntegramente en ese idioma (comúnmente Educación Física, Tecnología o Educación Plástica). El alumnado de Sección recibe una hora diaria de inglés con un curriculum avanzado y, al menos, un 30% del horario lectivo en inglés, aunque es muy habitual que se imparta entre el 50% y el 70%, incluyendo obligatoriamente las asignaturas de Geografía e Historia y Biología y Geología durante toda la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). La normativa obliga a realizar la hora de tutoría en inglés.

En relación con el acceso, el alumnado puede entrar en el PBCM sin condición previa al comienzo de la etapa de Primaria y, más recientemente, al comienzo del Segundo Ciclo de Educación Infantil. En Secundaria, el ingreso en la modalidad de Sección es una decisión del equipo directivo del IES basado en tres criterios: expediente académico, resultados en una prueba externa (CDI) y nivel de inglés basado en pruebas homologadas.

Respecto al profesorado, el requisito para impartir áreas o materias en inglés, tanto en Primaria como en Secundaria, es estar en posesión de la “habilitación lingüística” establecida por la Consejería de Educación. El profesorado habilitado que imparta áreas o materias en inglés recibe un complemento económico por especial dedicación. En Secundaria, para impartir el currículo de Inglés Avanzado, el profesorado especialista de inglés debe superar una prueba de aptitud que “permita asegurar su correcto desarrollo”. Una de las mayores partidas del PBCM es la dedicada a la contratación de los auxiliares de conversación, personas nativas que no requieren titulación especializada en educación. Su trabajo es de apoyo al profesorado titular y en ningún caso pueden estar a cargo de ningún grupo de alumnos/as.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, una amplia mayoría de docentes observa efectos adversos del programa (Figura 1). El 86% atribuye alguna de las siguientes señales al uso del inglés: falta de participación del alumnado (el 78%), falta de atención (75%), malos resultados en los exámenes (45%) y problemas de disrupción en clase (22%). Con relación a los efectos en el aprendizaje de estudiar un área o materia íntegramente en inglés, el 80% considera que reduce el nivel de comprensión de la materia y el mismo porcentaje piensa que afecta de algún modo a su nivel de castellano.

La gran mayoría de docentes de la Comunidad de Madrid cree que el Programa Bilingüe agudiza los problemas de aprendizaje del alumnado con necesidades educativas especiales o dificultades de aprendizaje. El 92% cree que al menos un número significativo de este alumnado tiene dificultades añadidas en áreas o materias impartidas en inglés. Respecto a las respuestas que se ofrecen para superar estos problemas, sólo el 13% indica que se afrontan a través de apoyos específicos. Según el colectivo docente, por tanto, el Programa Bilingüe incrementa las dificultades de la mayoría del alumnado, y particularmente de aquél con mayores necesidades educativas, sin ofrecer una respuesta adecuada.

Figura 1.- Opinión del profesorado (%) sobre diferentes aspectos del Programa Bilingüe de la Comunidad de Madrid

Nota: muestra compuesta por docentes que trabajan en Colegios de Educación Infantil y Primaria (Ceip) o Institutos de Educación Secundaria (IES) bilingües.

Como se ha descrito, el propio funcionamiento del Programa implica la separación sistemática del alumnado en grupos o centros distintos en función de su nivel de inglés y su desempeño académico. En este sentido, el 88% del profesorado conoce casos en los que los/as estudiantes abandonaron el centro o la Sección bilingüe, o bien fueron disuadidos de incorporarse por la dificultad que conllevaban (Figura 2). De estos procesos se deriva una fuerte segregación académica, así como la estigmatización de aquéllos con dificultades para seguir con el Programa. A la segregación académica le acompaña una segregación de tipo socio-económico, pues suelen ser los hijos/as de las familias con más recursos económicos y educativos (conocimiento del inglés, clases particulares, viajes al extranjero, etc.) quienes tienen más opciones de permanecer en el PBCM.

Figura 2.- Profesorado (%) que conoce alumnado en los siguientes casos por la dificultad que conlleva el Programa Bilingüe

Nota: muestra compuesta por docentes que trabajan en Ceip o IES bilingües.

Estos resultados revelan una realidad profundamente preocupante que obliga a cuestionarse el PBCM debido a sus efectos en el aprendizaje y en la segregación escolar. Estos efectos impactan, particularmente, en el alumnado más vulnerable sin que se atiendan adecuadamente sus necesidades. Por todo lo anterior, debemos dar la voz de alarma sobre un Programa que lleva más de una década suscitando controversia en la región y recibiendo las críticas de buena parte de la comunidad educativa madrileña.

Contra la pandemia, información y análisis de calidad
Colabora con una aportación económica

Autoría

0 Comentarios

  1. H
    H 10-20-2021

    Este artículo no refleja bien la realidad, no podemos hacer una visión general con una muestra tan pequeña.
    En algunos puntos puedo estar de acuerdo, pero en otros estoy totalmente en contra. No interfiere en el idioma nativo el aprendizaje de otra lengua.
    Lo que se debería hacer es revisar el PBM , por ejemplo, incluir a pt o al con habilitación lingüística.
    Yo participé en esta encuesta . Me parece sesgada.
    Un saludo.

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.