Protestas‌ ‌indígenas‌ ‌y‌ ‌la‌ ‌amenaza‌ ‌al‌ ‌derecho‌ ‌a‌ ‌la‌ ‌tierra‌ ‌en‌ ‌Brasil

Aunque vivimos en un momento de calamidad y emergencia que suelen surgir acompañarse de grandes protestas, la pandemia de la Covid-19 ha impuesto a los movimientos sociales progresistas la limitación en su forma típica de movilización. La urgencia, sin embargo, ha fomentado su creatividad, de forma que las protestas‌ ‌indígenas‌ ‌y‌ por ‌la‌ ‌amenaza‌ ‌al‌ ‌derecho‌ ‌a‌ ‌la‌ ‌tierra‌ ‌en‌ ‌Brasil‌ manifestaciones en línea o marchas de coche, entre otras formas de acción directa y solidaria. En Brasil, la gestión insuficiente del Estado en la crisis sanitaria, el drama de los fallecimientos diarios por la enfermedad (un promedio de 3.000 desde marzo de este año) y la crisis política del Gobierno Jair Bolsonaro ha llevado en los últimos meses a estos los movimientos a tomar la difícil decisión de regresar a las calles, aunque tomando precauciones como la distribución de mascarillas y una distancia segura entre los participantes. 

Esa misma sensación de urgencia ante la amenaza contra un derecho fundamental ha terminado por generar la mayor ‌movilización‌ ‌indígena‌ ‌de‌ ‌las‌ ‌últimas‌ ‌tres‌ ‌décadas‌ en el país. Desde el 22 de agosto, ‌6.000 ‌indígenas, ‌de‌ ‌170‌ ‌pueblos‌ ‌están‌ ‌acampados‌ ‌en‌ ‌la‌ ‌capital‌ ‌contra‌ ‌el‌ ‌llamado‌ ‌’marco‌ ‌temporal‌’‌, que ‌establece‌ ‌que, ‌para‌ ‌reclamar‌ ‌el‌ ‌derecho‌ ‌a‌ ‌una‌ ‌tierra,‌ ‌los‌ ‌pueblos‌ ‌deben‌ ‌demostrar ‌que‌ ‌la‌ ‌ocupaban‌‌ ‌el‌ ‌5‌ ‌de‌ ‌octubre‌ ‌de‌ ‌1988,‌ ‌fecha‌ ‌de‌ ‌promulgación‌ ‌de‌‌ la‌ ‌actual‌ ‌Constitución‌ ‌del‌ ‌país.‌ Desde el campamento ‌Luta‌ ‌pela‌ ‌Vida‌ ‌(Lucha‌ ‌por‌ ‌la‌ ‌Vida) se están poniendo en marcha diariamente formas de contestación y defensa. Con el apoyo de organizaciones civiles, movimientos sociales, artistas y políticos, los indígenas protestan en frente al Supremo Tribunal Federal (STF) y alrededor de los ministerios. Hay también una acción orquestada en plataformas de redes sociales como la difusión de hashtags, y audiencias con políticos en el Congreso. Más‌ ‌allá‌ ‌del ‌marco‌ ‌temporal,‌ los movilizados ‌denuncian‌ ‌la‌ ‌creciente‌ ‌violencia‌ ‌contra‌ ‌los‌ ‌pueblos‌ ‌y‌ ‌la‌ ‌invasión‌ ‌de‌ ‌sus tierras‌.‌ ‌Según‌ ‌datos‌ ‌del‌ ‌‌Conselho‌ ‌Indigenista‌ ‌Missionário‌,‌ ‌organización‌ ‌vinculada‌ ‌a‌ ‌la‌ ‌Iglesia‌ ‌Católica,‌ esa violencia aumentó un‌ ‌150%‌ ‌en‌ ‌2019,‌ ‌el‌ ‌primer‌ ‌año‌ ‌del‌ ‌Gobierno‌ ‌Bolsonaro.‌ ‌ ‌

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Los‌ ‌pueblos‌ ‌indígenas‌ ‌brasileños,‌ ‌así‌ ‌como‌ ‌todos‌ ‌los‌ ‌demás‌ ‌millares‌ ‌de‌ ‌pueblos‌ ‌originarios‌ ‌en‌ ‌todo‌ ‌continente‌ ‌americano,‌ ‌siguen padeciendo hoy ‌el‌ ‌peso‌ ‌de‌ ‌la‌ ‌colonización‌ ‌europea.‌ ‌La historia‌ ‌de‌ ‌exclusión‌ ‌y‌ ‌violencia‌ ‌redujo‌ ‌drásticamente‌ ‌su‌ ‌población‌ ‌y‌ ‌también‌ ‌los‌ ‌territorios‌ ‌en los que vivían ‌tradicionalmente; pero sobrevivieron para‌ ‌luchar‌ ‌por‌ ‌sus‌ ‌derechos.‌ ‌La‌ ‌Constitución‌ ‌de‌ ‌1988‌ ‌fue‌ ‌la‌ ‌primera‌ ‌en‌ ‌dedicar‌ ‌un‌ ‌capítulo‌ ‌específico‌ ‌a‌ ‌su‌ ‌protección,‌ ‌incluyendo‌ ‌los‌ ‌de‌ ‌preservar‌ ‌su‌ ‌cultura,‌ ‌costumbres,‌ ‌lengua,‌ ‌creencias,‌ ‌tradiciones‌ ‌y‌ ‌tierras‌ ‌(éstas,‌ ‌como‌ ‌derechos‌ ‌originarios).‌ ‌Este‌ ‌llamado‌ ‌derecho‌ ‌originario‌ ‌residen en ‌la‌ ‌tesis‌ ‌del‌ ‌indigenato‌,‌ ‌opuesta‌ ‌a‌ ‌la‌ ‌del‌ ‌marco‌ ‌temporal‌‌ ‌que ahora‌ ‌se dirime en‌ ‌el‌ ‌STF.‌ ‌

El‌ ‌juicio‌ ‌del‌ ‌siglo‌ ‌para‌ ‌los‌ ‌pueblos‌ ‌originarios‌ ‌de‌ ‌Brasil‌ ‌

‌El‌ ‌artículo‌ ‌ ‌231‌ ‌de‌ ‌la‌ ‌Constitución‌ ‌de‌ ‌1988‌ ‌garantizó‌ ‌a‌ ‌los‌ ‌indígenas‌ ‌el‌ ‌usufructo‌ ‌exclusivo‌ ‌de‌ ‌sus‌ ‌territorios‌ ‌tradicionalmente‌ ‌ocupados,‌ ‌sin‌ ‌establecer‌ un plazo ‌para‌ ‌la‌ ‌demarcación.‌ ‌Sin‌ ‌embargo,‌ ‌en una‌ ‌acción‌ ‌presentada‌ ‌por‌ ‌el‌ ‌Instituto‌ ‌del‌ ‌Medio‌ ‌Ambiente‌ ‌de‌ ‌Santa‌ ‌Catarina‌ ‌(IMA)‌ ‌en‌ ‌contra‌ ‌los‌ ‌indígenas‌ ‌Xokleng,‌ ‌se reclama‌ ‌la‌ ‌posesión‌ ‌de‌ ‌tierras‌ ‌que‌ ‌ya‌ ‌habían‌ ‌sido‌ ‌identificadas‌ ‌por‌ ‌los‌ ‌estudios‌ ‌antropológicos‌ ‌de‌ la Fundação Nacional do Índio (Funai, la organización gubernamental encargada del proceso de reconocimiento estatal de tierras indígenas) ‌y‌ ‌declaradas ‌por‌ ‌el‌ ‌Ministerio‌ ‌de‌‌ Justicia‌ ‌como‌ ‌parte‌ ‌de‌ ‌su‌ ‌tierra‌ ‌tradicional.‌ Los indígenas afirman que décadas de persecución y matanzas les obligaron a abandonar ese área, motivo por el que no la ocupaban en 1988.‌

La‌ ‌defensa‌ ‌del‌ ‌marco‌ ‌temporal‌ ‌se‌ ‌basa‌ ‌en‌ ‌la‌ ‌sentencia‌ ‌de‌ ‌2009‌ ‌del STF en‌ ‌favor‌ ‌de‌ ‌la‌ ‌demarcación‌ ‌de‌ ‌la‌ ‌tierra‌ ‌indígena‌ ‌Raposa‌ ‌Serra‌ ‌do‌ ‌Sol,‌ ‌ubicada‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌estado‌ ‌de‌ ‌Roraima.‌ ‌El‌ ‌tribunal‌ ‌estableció‌ ‌el‌ ‌año‌ ‌de la Constitución ‌como‌ ‌plazo‌ ‌para‌ ‌las‌ ‌demarcaciones.

La‌ ‌importancia‌ ‌del‌ ‌juicio‌ ‌es‌ ‌indiscutible‌, ‌ya‌ ‌que‌ ‌el‌ ‌STF‌ ‌reconoció‌ ‌que‌ ‌el‌ ‌caso‌ ‌tendrá‌ ‘repercusión‌ ‌general’,‌ ‌sirviendo‌ ‌de‌ ‌referencia, en todas las instancias del Poder Judicial,‌ ‌a‌ ‌‌los‌ ‌casos‌ ‌que‌ ‌involucren‌ ‌tierras‌ ‌indígenas.‌ ‌ El‌ ‌juicio‌, cuyo inicio estaba‌ ‌previsto‌ ‌para‌ ‌‌el‌ ‌25‌ ‌de‌ ‌agosto ‌fue‌ ‌pospuesto‌, ‌para‌ ‌frustración‌ ‌de‌ ‌los‌ ‌indígenas‌ ‌acampados, después de que el relator del proceso, ministro Edson Fachin, pronunciara el primer voto a favor de los indígenas‌.‌ Iniciado finalmente el 1 de septiembre, hasta ahora la Corte ha escuchado a representantes indígenas y a abogados en representación de asociaciones rurales. Mientras‌ ‌el‌ ‌Gobierno‌ ‌defiende‌ ‌el‌ ‌marco‌ ‌temporal,‌ ‌los‌ ‌indígenas‌ ‌lo declaran inconstitucional.‌ ‌Durante‌ ‌el‌ ‌juicio‌,‌ ‌el‌ ‌abogado‌ ‌y‌ ‌representante‌ ‌de‌ ‌la‌ ‌Articulación‌ ‌de‌ ‌los‌ ‌Pueblos‌ ‌Indígenas‌ ‌del‌ ‌Brasil,‌ ‌Luiz‌ ‌Eloy‌ ‌Terena,‌ ‌declaró‌ ‌ante‌ ‌el‌ ‌STF que ‌“adoptar‌ ‌el marco‌ ‌temporal‌ ‌es‌ ‌ignorar‌ ‌las‌ ‌violaciones‌ ‌a las que‌ ‌los‌ ‌pueblos‌ ‌indígenas‌ ‌estuvieron ‌y‌ ‌están‌ ‌sometidos”.‌ ‌ ‌

Después de dos días, el juicio fue una vez más postergado y reiniciado este 8 de septiembre. Estos constantes aplazamientos perjudican la capacidad de resistencia indígena, dados los altos costes económicos de mantener a la gente acampada. Hasta el momento, su principal organización, la Articulação dos Povos Indígenas do Brasil (Apib) ha contado con donaciones de alimentos, productos de higiene personal y material para la construcción de las tiendas.

Lo‌ ‌que‌ ‌está‌ ‌en‌ ‌riesgo ‌

Los‌ ‌datos‌ ‌oficiales‌ ‌de‌ ‌la‌ Funai ‌atestiguan‌ ‌que‌ ‌hay‌‌ 443 ‌territorios‌ ‌indígenas‌ ‌actualmente demarcados,‌ ‌ distribuidos‌ ‌entre‌ ‌las‌ ‌cinco‌ ‌regiones.‌ ‌Otros ‌237 ‌todavía‌ ‌esperan‌ ‌la‌ ‌conclusión‌ ‌de‌ ‌los‌ ‌procesos‌ ‌administrativos‌ ‌de‌ ‌demarcación.‌En conjunto, ‌ocupan‌ ‌‌alrededor‌ ‌de‌ ‌13%‌ ‌del‌ ‌territorio‌ ‌nacional.

Aunque ‌el‌ ‌avance‌ ‌de‌ ‌las‌ ‌demarcaciones‌ ‌de‌ ‌tierras‌ ‌indígenas‌ ‌desde‌ ‌1988 haya sido notable, lamentablemente ‌la‌ ‌media‌ ‌de‌ ‌las ‌concluidas‌ ‌en‌ ‌los‌ ‌últimos‌ ‌años‌ ‌está‌ ‌bajando.‌ ‌Bolsonaro‌ es un‌ ‌notorio‌ ‌opositor ‌de‌ ‌esta‌ ‌política‌, asegurando en campaña electoral que ‌no‌ ‌demarcaría‌ ‌“ni‌ ‌un‌ ‌milímetro‌ ‌de‌ ‌nuevas‌ ‌tierras‌ ‌indígenas‌ ‌en‌ ‌Brasil”; una‌ ‌promesa‌ ‌que‌ ‌se‌ ‌está‌ ‌cumpliendo.‌ ‌Antes‌ ‌de‌ ‌él,‌ ‌Michel‌ ‌Temer‌ ‌tampoco‌ ‌hizo‌ mucho ‌caso‌ ‌a este asunto‌.‌ ‌Este‌ ‌escenario‌ ‌pone‌ ‌en graves‌ ‌aprietos ‌‌la‌ ‌existencia‌ ‌de‌ ‌los‌ ‌pueblos‌ ‌indígenas,‌ ‌pues‌ ‌el‌ ‌derecho‌ ‌al‌ ‌territorio‌ ‌es‌ ‌el‌ ‌eje‌ ‌fundamental‌ ‌para‌ ‌el‌ ‌ejercicio‌ ‌de‌ ‌su‌ ‌ciudadanía‌ ‌y‌ ‌el‌ ‌acceso‌ ‌a las‌ ‌políticas‌ ‌públicas.‌ ‌ ‌

La‌ ‌mayor‌ ‌parte‌ ‌de‌ ‌las‌ ‌tierras‌ ‌indígenas‌ ‌del‌ ‌país‌ ‌mantienen‌ ‌el‌ ‌medio‌ ‌ambiente‌ ‌preservado y presentan‌ ‌una‌ ‌extraordinaria‌ ‌diversidad‌ ‌biológica.‌ ‌En‌ ‌algunas‌ ‌regiones,‌ ‌‌son‌ ‌verdaderas‌ ‌islas‌ ‌de‌ ‌naturaleza‌ ‌en‌ ‌medio‌ de ‌gigantescas‌ ‌plantaciones‌ ‌de‌ ‌soja‌ ‌y‌ ‌manadas‌ ‌de‌ ‌ganado‌ ‌bovino.‌ ‌Bajo‌ ‌la‌ ‌Ley‌ ‌Federal‌ ‌6.001/73,‌ ‌los‌ ‌indígenas‌ ‌tienen‌ ‌el‌ ‌usufructo‌ ‌exclusivo‌ ‌de‌ ‌las‌ ‌tierras‌ ‌donde‌ ‌viven‌ ‌y‌ ‌no‌ ‌pueden‌ ‌hacer‌ ‌transacciones‌ ‌‌con‌ ‌ellas;‌ ‌tampoco‌ ‌plantaciones‌ ‌extensivas‌ ‌o‌ ‌contratos‌ ‌de‌ ‌exploración‌ ‌mineral.‌ ‌Es‌ ‌decir,‌ ‌‌‌están‌ ‌fuera‌ ‌del‌ ‌mercado de tierras del país,‌ ‌uno‌ ‌de‌ ‌los‌ ‌más‌ ‌concentrados‌ ‌del‌ ‌planeta.‌ ‌ ‌

Este‌ hecho ‌está‌ ‌en‌ ‌el‌ origen‌ ‌de‌ ‌la‌ ‌disputa‌ ‌con‌ ‌los‌ ‌poderosos‌ ‌sectores‌ ‌del‌ ‌agronegocio‌ ‌y‌ ‌‌minería‌ ‌brasileños.‌ ‌Sus‌ ‌representantes‌ ‌argumentan‌ ‌que ‌la‌ ‌extensión‌ ‌de‌ ‌las‌ tierras‌ ‌indígenas‌ ‌perjudican la‌ ‌economía‌ ‌brasileña,‌ ‌pues‌ ‌obstaculizan ‌la‌ ‌expansión‌ ‌de‌ ‌sus‌ ‌negocios e incluso a la producción de alimentos.‌ ‌Asimismo,‌ sostienen ‌‌que‌ ‌la‌ ‌apertura‌ ‌de‌ ‌estas‌ ‌tierras‌ ‌‌a‌ ‌ explotación‌ ‌económica‌ ‌beneficiará‌ ‌a‌ ‌los‌ ‌propios‌ ‌pueblos‌ ‌indígenas.‌ ‌ ‌

¿Qué‌ ‌pasa‌ ‌si‌ ‌el‌ ‌Supremo‌ ‌Tribunal‌ ‌confirma‌ ‌las‌ ‌tesis‌ ‌del‌ ‌’marco‌ ‌temporal’?‌ ‌

En‌ ‌primer‌ ‌lugar,‌ ‌es‌ ‌necesario‌ ‌recordar‌ ‌que‌ ‌incluso‌ ‌las‌ ‌tierras‌ ‌actualmente‌ ‌demarcadas‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌país‌ ‌no‌ ‌están‌ ‌libres‌ ‌de‌ ‌amenazas‌ ‌y‌ ‌son‌ ‌constantemente‌ ‌invadidas‌ ‌por‌ ‌el‌ ‌acaparamiento‌,‌ ‌la‌ ‌tala‌ ‌y‌ ‌la‌ ‌minería. ‌Estas‌ ‌actuaciones‌ ‌se‌ ‌ven‌ ‌agravadas‌ ‌por‌ ‌la‌ ‌falta‌ ‌de‌ ‌protección‌ ‌estatal‌ ‌o‌, ‌incluso‌, ‌la‌ ‌incertidumbre‌ ‌sobre‌ ‌qué‌ ‌órganos‌ ‌son‌ ‌los‌ ‌encargados‌ ‌de‌ ‌protegerlos.‌ ‌La‌ ‌Funai‌ ‌ha‌ ‌experimentado‌ ‌un‌ ‌intenso‌ ‌cambio‌ ‌de‌ ‌coordinación‌ ‌y‌ ‌empleados ‌y‌ ‌su‌ ‌presidente, aliado‌ ‌del‌ ‌Gobierno, ha declarado su apoyo al ‌marco‌ ‌temporal.‌ Si se consolida éste, supondrá una gran derrota para los indígenas por la dificultad de certificar la ocupación de la tierra en una fecha precisa y los muchos casos de expulsión ocurridos a lo largo de los años, dejando estas superficies más vulnerables a la invasión y a los indígenas, a la violencia. 

En segundo lugar, la tesis de que hay mucha tierra para los indios en Brasil, repetida por representantes del agronegocio y por Bolsonaro, obvia los servicios ecosistémicos proporcionados por ellas, fundamentales para el mantenimiento de la agricultura brasileña. Además, 98%‌ ‌de‌ ‌las tierras demarcadas ‌están‌ ‌‌ubicados‌ ‌en‌ ‌la‌ ‌región‌ ‌Norte‌ ‌y‌ ‌en la Amazonía‌, sin vocación agrícola o pecuaria. Por consiguiente, el ataque es, al mismo tiempo, al ecosistema amazónico, que ya sufre con el aumento de la deforestación y afecta con ello a Brasil y al mundo. ‌ 

Cabe decir que este problema no se cerrará con la sentencia del STF. El‌ ‌juicio‌ ‌forma ‌parte‌ ‌de‌ ‌un‌ ‌conjunto‌ ‌de‌ ‌ataques‌ ‌del‌ ‌sistema‌ ‌político‌ ‌brasileño‌ ‌a‌ ‌los‌ ‌pueblos‌ ‌indígenas.‌ ‌Entre ellos destaca ‌el‌ ‌avance‌ ‌de‌ ‌proyectos‌ ‌de‌ ‌ley‌ ‌(PL) en‌ ‌el‌ ‌Congreso promovidos por el Frente Parlamentario del Agronegocio, que cuenta con 241 del total de 513 diputados.‌ Entre estos proyectos destacan el ‌PL‌ ‌490/2007, que restringe‌ ‌demarcación‌ ‌de‌ ‌tierras‌ ‌indígenas; el ‌PL‌ ‌191‌, que ‌permite ‌la‌ ‌minería‌ ‌en‌ ‌ellas; el ‌PL‌ ‌3729/2004, que‌ ‌flexibiliza‌ ‌o‌ ‌elimina ‌las licencias‌ ‌ambientales‌ ‌de‌ ‌obras‌ ‌o‌ ‌emprendimientos;‌ ‌y el PL‌ ‌510/2021,‌ sobre la ‌legalización‌ ‌de‌ ‌tierras‌ ‌públicas‌ ‌invadidas‌ ‌hasta‌ ‌2014‌ ‌y‌ ‌la‌‌ titulación‌ ‌de‌ ‌áreas‌ ‌consideradas‌ ‌latifundios,‌ por mencionar algunos.‌ ‌ ‌ 

Frente a estas amenazas, la sociedad civil tiene el gran desafío de incorporar la lucha indígena a sus banderas, en un escenario de grave crisis política, demandas múltiples y crecimiento de organizaciones y protestas conservadoras en el país. Es un desafío al que tienen que sumarse las redes transnacionales de defensa de los pueblos indígenas y de la Amazonía, pues no es sólo el futuro de Brasil lo que está en riesgo.

Contra la pandemia, información y análisis de calidad
Colabora con una aportación económica

Autoría

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.