Por qué la autodeterminación de género es una cuestión de derechos humanos

En pleno mes del Orgullo, el Gobierno de España ha anunciado su intención de presentar el ansiado anteproyecto de ley LGTBI. De entre las variadas cuestiones que está llamada a resolver esta propuesta, una ha acaparado toda la atención: la autodeterminación de género, es decir, la posibilidad de que se reconozca legalmente la identidad de género que una persona manifieste libremente, sin que deba someterse forzosamente a ninguna corroboración externa, sea médica (como intervenciones o diagnósticos) o de otro tipo (como la intervención de testigos). Aunque este principio ya ha sido reconocido en la normativa autonómica en el ámbito de sus competencias, la ley estatal lo extendería al Registro Civil, garantizando así el pleno reconocimiento de la identidad de las personas trans.   

La normativa actualmente vigente, la Ley 3/2007, delimita en términos excesivamente estrictos quiénes pueden acceder a la rectificación de la mención registral relativa al sexo. Así, únicamente podrían modificarla las personas españolas mayores de edad que dispongan de un certificado médico o psicológico que acredite haber sido diagnosticadas de disforia de género y haberse sometido a un tratamiento hormonal durante, al menos, dos años. Si bien el requisito de edad ha sido declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional, en la medida en que impide el reconocimiento a las personas trans menores de edad con “suficiente madurez” y una “situación estable de transexualidad”, el resto de pre-condiciones siguen inalteradas. Como explicaré en este artículo, urge superar este régimen para adecuar nuestra legislación a los estándares de derechos humanos aplicables a nuestro país.

Ya en 2002, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) declaró, con ocasión del caso ‘Christine Goodwin contra Reino Unido’ (2002) que el derecho al respeto de la vida privada (consagrado en el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos) obliga a los estados a disponer de mecanismos que reconozcan la identidad de género de las personas ‘trans’. Desde entonces, el Tribunal ha ido estrechando los márgenes estatales para diseñar estos mecanismos. Si, en el momento de su aprobación, la Ley 3/2007 cumplía con la jurisprudencia del Tribunal de Estrasburgo, en 2021 no puede afirmarse lo mismo.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

De un lado, en sentencias como ‘A.P, Garçon y Nicot contra Francia’ (2017) o ‘X. e Y. contra Rumanía’ (2021), el TEDH ha entendido que los requisitos que condicionan el reconocimiento legal a intervenciones quirúrgicas o tratamientos médicos (como las terapias hormonales) vulnera los derechos humanos. En la medida en que se trata de requisitos que la persona debe cumplir para que se reconozca su identidad de género, la colocan ante la disyuntiva de elegir entre dos derechos reconocidos por el Convenio: o el respeto de su vida privada, incluyendo su identidad, o su integridad física, conculcada al tener que someterse forzosamente a una modificación corporal. Del otro, en ‘Rana contra Hungría’ (2020), el Tribunal de Estrasburgo ha extendido el derecho al reconocimiento legal de la identidad de género a las personas trans refugiadas, pues la imposibilidad de volver a su país de origen les impide modificar los documentos que le haya expedido el país de acogida.

Por tanto, esta jurisprudencia del TEDH ya es, por sí misma, suficiente como para que nos planteemos la necesidad de superar tanto el requisito de someterse a una terapia hormonal como la imposibilidad de que las personas extranjeras (o, como mínimo, las refugiadas) modifiquen sus documentos. En cuanto al diagnóstico de disforia, el TEDH ha sido menos estricto, declarando en ‘AP, Garçon y Nicot contra Francia’ que, en la medida en que lo exige la mayoría de estados parte en el Convenio, por el momento seguiría formando parte de su margen de apreciación. El Tribunal deja así abierta la puerta a un futuro cambio de postura en caso de que más estados europeos se sumen a la autodeterminación de género, es decir, a la ausencia de requisitos para el reconocimiento legal del género más allá de la voluntad libremente expresada (una posición actualmente asumida en Europa por Bélgica, Dinamarca, Irlanda, Islandia, Luxemburgo, Malta, Noruega y Suiza).

Por tanto, reconocer plenamente la autodeterminación de género en España no sólo tendrá un impacto positivo en los derechos de las personas trans de España, sino que también ayudará a avanzar los de otras personas trans en el resto de estados que forman parte del Consejo de Europa. Más allá de la jurisprudencia del TEDH, esta organización ha desempeñado un importante papel en la defensa de la autodeterminación de género a nivel internacional a lo largo de la última década. El Comisario de Derechos Humanos de esta organización ya advertía en 2009 de que requerir un diagnóstico puede suponer un obstáculo para que las personas trans ejerzan sus derechos humanos, impidiendo su participación plena en la sociedad, una opinión que sucesivos titulares de esa posición han reforzado años después. 

Incluso con mayor contundencia se expresó la Asamblea Parlamentaria en su Resolución 2048 (2015), donde hacía un llamamiento a los estados a que desarrollaran procedimientos para cambiar el sexo y el nombre registrales rápidos, transparentes, accesibles y basados en la autodeterminación de género. La Asamblea llegó incluso a pedir a los estados que consideren introducir opciones más allá del binarismo hombre-mujer, una posibilidad que ya ha sido reconocida, con matices, en Malta, Islandia, Bélgica o Alemania.

Sin salir de Europa, también la UE se ha posicionado de manera favorable a la autodeterminación. Así se desprende de la ‘Estrategia para la Igualdad LGBTIQ+’ de la Comisión, que marca la hoja de ruta que la Unión debiera seguir para garantizar el derecho de todas las personas a vivir libres de discriminación y violencia. En concreto, en el epígrafe 3.3, la Comisión se propone fomentar entre los estados miembros que introduzcan “legislación y procedimientos accesibles para el reconocimiento jurídico del género con arreglo al principio de autodeterminación y sin límites de edad”. Toda una declaración de intenciones en un momento en el que estados miembros como Hungría han prohibido toda forma de reconocimiento de la identidad de género o, incluso, que se hable de ella en las escuelas. La Comisión Europea refuerza así una idea muy presente en la discusión política durante las últimas semanas: proteger la diversidad sexual y de género es proteger los valores europeos

Esta postura de las organizaciones regionales europeas se hace eco de la mantenida en el seno de Naciones Unidas. Desde que, en 2011,el Consejo de Derechos Humanos introdujera la orientación sexual y la identidad de género en la agenda internacional de derechos humanos con su Resolución 17/19, son varios los órganos de la ONU que han apoyado la autodeterminación de las personas trans, incluso con anterioridad a que la Organización Mundial de la Salud anunciara que iba a sacar la disforia de género de su catálogo de trastornos. En particular, el Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas recomendaba expresamente en 2016 que el derecho de las personas trans a ver reconocida su identidad debe sustanciarse a través de procedimientos sencillos basados en la autodefinición. Por su parte, el experto independiente de Naciones Unidas para la orientación sexual y la identidad de género ha hecho recomendaciones similares en sus informes, descartando expresamente la exigencia de certificados médicos. 

Hace apenas unos días, el experto incluso alertó frente a quienes ven en la autodeterminación un peligro para los derechos de las mujeres, criticando que se basen mayoritariamente en anécdotas que no se sostienen con la evidencia estadística de la que se dispone. Esta idea, la de que la protección a las mujeres y el reconocimiento ante la ley de la identidad de las personas trans son compatibles, está en la base de uno de los principales instrumentos jurídicos internacionales contra la violencia que sufren las mujeres: el Convenio de Estambul. ¿Cómo, si no, se entiende que el artículo 4.3 del Convenio prohíba expresamente la discriminación tanto por motivos de sexo como de género e identidad de género? 

En definitiva, el debate abierto en España a raíz de la Ley LGTBI que el Gobierno presentará como anteproyecto esta misma semana no debería oscurecer el fondo de la cuestión: nuestro país, otrora la punta de lanza de los derechos de las personas LGTBI en Europa y el mundo durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se ha quedado rezagado. Adaptar nuestra legislación a las obligaciones derivadas del Convenio Europeo de Derechos Humanos, a las recomendaciones del Consejo de Europa o Naciones Unidas y a las directrices de la Comisión Europea sería un gran primer paso para recuperar la posición de vanguardia perdida. La tramitación parlamentaria de la  Ley LGTBI supondrá una buena oportunidad de conseguirlo. No la desaprovechemos. 

Contra la pandemia, información y análisis de calidad
Colabora con una aportación económica

Autoría

0 Comentarios

  1. Rafael Granero Chulbi
    Rafael Granero Chulbi 06-28-2021

    Se confunde sexo genital (cuya importancia en el orden médico es trascendental), que es un hecho biológico, con género, que es un hecho psicológico/cultural y preferencia, que es algo subjetivo.
    Puestos a poner ¿por qué no documentar los tres en el Registro y en el DNI?
    Ya sé, es aberrante lo que digo, que es una boutade pour epater les bourgeois, pero…
    Miren, nadie se queja cuando en los documentos para donar sangre SÓLO aparece como opción «Mujer/Hombre» ¿por qué? Porque con buen criterio, y como conocer el sexo genital es necesario para los procedimientos de la donación, ni fallan los que preguntan ni se ofenden los que contestan.
    Lo demás, si lesbis o gays, si cis o trans, si bi o asexuales les importa bien poco a los receptores de sangre.
    Lo dicho ¿por qué confunde el autor, y confunden en la UE y en el TEDH… sexo con género y con preferencia?
    ¿Por qué alguien intenta romper el vínculo entre significante y significado? ¿Quiere acaso que ya no nos entendamos?
    Aristóteles dijo con razón que «el nombre no hace a la cosa» , cierto, pero prosiguió que «pero si nos equivocamos al nombrar una cosa, nunca nos entenderemos»
    Pues eso, demos al sexo lo que es del sexo, al género lo que es del género y a las preferencias lo que son de las preferencias.
    ¡Es de locos!

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.