Las expectativas de la alianza opositora ‘Va por México’

Las elecciones de 2021 para renovar la Cámara Baja, 15 gubernaturas, 30 congresos locales y 1.900 ayuntamientos tendrán lugar en un contexto, en principio, adverso al Ejecutivo: la pandemia y la fallida estrategia gubernamental, que coloca México en el primer lugar en el mundo por tasa de letalidad por la Covid-19, la crisis económica, el aumento del desempleo y de la violencia. A ello se suman acciones polémicas del Gobierno para combatir la corrupción y su constante conflicto con el movimiento feminista, que en semanas recientes ha alcanzado su punto álgido. Este escenario parecería favorecer a la oposición, que puede ganar terreno frente al partido Morena que, en 2018, obtuvo una mayoría que trastocó el sistema de partidos gestado durante la transición democrática. La cuestión es cómo se están organizando los partidos opositores para actuar en este escenario.

La salida estratégica del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) fue la formación de una alianza opositora llamada Va por México que, sin duda, hará más competitivas las elecciones al sumar y no dividir parte del voto opositor. Sin embargo, su plataforma programática para enfrentarse a la mayoría morenista es bastante ambigua y su presencia no consigue desarticular la polarización política generada por los/as partidarios/as de la ‘4T’ frente a los partidos del sistema de la transición. Todo lo contrario: la coalición refuerza dicha polarización, aunque facilita la decisión del electorado opositor al reducir las opciones.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Tanto la alianza oficialista Juntos Hacemos Historia como su opositora Va por México son un legado de 2018, de la ruptura entre las élites partidistas de la democratización y Morena; y es, ante todo, una respuesta reactiva que se explica por la derrota de los que eran entonces los partidos más importantes. Lo novedoso de esta oferta electoral no es la coalición multicolor, que en México tiene una larga historia, sino la participación del PRI en una coalición con el PAN y el PRD para las elecciones de la Cámara Baja y algunos de los comicios para las gubernaturas.

La coalición competirá en 231 de 300 distritos de mayoría para la elección de diputados/as. Ha presentado un decálogo y 30 propuestas legislativas. Su objetivo central es obtener la mayoría en el Congreso para restituir los programas que este Gobierno está haciendo desaparecer, como las estancias infantiles y los albergues para víctimas de violencia, y oponerse a algunas de las propuestas del presidente, como la eliminación de órganos autónomos y reformas trascendentales como la energética, que Morena ha aprobado sin mayor discusión con la oposición. Entre sus propuestas se encuentran la acotación de las facultades discrecionales del Ejecutivo, la defensa de la división de poderes y los pesos y contrapesos, del federalismo y de los organismos autónomos de vigilancia frente a los embates presidenciales. En opinión del presidente del PRI, Alejandro Moreno, es lógico que se cuestione la alianza, pero se trata de “…rescatar nuestras instituciones y programas exitosos que se han perdido y son necesarios, de retomar el rumbo del crecimiento, a favor del empleo, de las mujeres, de los jóvenes” (Padilla, 2021). Sus ’10 soluciones por México’ son, en realidad, una declaración general con la que cualquiera estaría de acuerdo, como una economía inclusiva, justicia social, desterrar la corrupción y restituir la democracia, entre otras. El nombre de Va por México refleja bien su falta de definición programática en materia económica y social; explicable, en parte, por la mezcla de partidos con diferentes historias y trayectorias.

La respuesta de López Obrador ante la formación de esta coalición era previsible: el frente opositor corrobora su narrativa simplista que divide el campo político entre los transformadores de la 4T, luchadores contra la corrupción y el neoliberalismo, y la “mafia del poder”, cómplice de la corrupción e impulsora de la política neoliberal. El presidente ha declarado que el PRI, el PAN y el PRD buscan engañar a la población haciéndose pasar por distintos, y ha acusado a los tres de estar a las órdenes de un grupo oligarca. Así, el presidente se ha convertido en parte de la contienda, promoviendo desde su posición privilegiada la polarización sobre la base de su narrativa conservadores/liberales, y faltando a la neutralidad política que demanda la Constitución y la ley electoral. Tan sólo en diciembre, el presidente usó 181 minutos de sus conferencias mañaneras para descalificar a sus oponentes (Mirón-Lince, 2021).

La polarización favorece a López Obrador, quien comienza 2021 con un 61% de aprobación presidencial.

La situación de la oposición en los estados y las candidaturas a las gubernaturas

Mientras que en la Cámara Baja el PAN, el PRI y el PRD suman juntos tan sólo 137 curules de 500, el mapa en los estados muestra un escenario distinto.

De un total de 32 gubernaturas, el PRI tiene actualmente 11, el PAN, nueve y Morena, seis, el PRD, dos y otros partidos, cuatro. En uno hay un gobernador sustituto.

El PRI gobierna ocho de las 15 entidades en disputa en la elección a gubernaturas, como se muestra en el cuadro adjunto. El PAN, el PRI y el PRD han sellado alianzas en 11, algunos de ellos donde eran rivales; en dos estados van en alianza solamente el PRI y el PRD, en uno el PAN y el PRD y en Querétaro el PAN va solo, ya que es uno de sus bastiones y puede ganar sin necesidad de coaliciones. Las candidaturas se decidieron en función del partido mejor posicionado en cada territorio y casi todos/as han ocupado un cargo de elección popular (Diputación, Senaduría, Presidencia municipal). En el caso de Baja California (uno de los bastiones históricos del PAN, aunque ahora en manos de Morena) llama la atención la candidatura de una externa a los tres partidos, carente de experiencia política (ex Miss Universo) que desplazó a las militantes locales con experiencia. En opinión de un reconocido panista, Gustavo Madero, el problema es que el PAN se quedó vacío de propuestas y sin liderazgos después de 2018, no ha logrado reconstruirse y busca candidaturas que piensa que pueden ser populares.

Para el PRI, hay mucho en juego en las elecciones locales. La pérdida de gubernaturas le quitaría una posición privilegiada para movilizar al electorado y negociar con el presidente. El PRD es un partido minoritario, escaso de liderazgos y militancia frente al surgimiento de Morena. Está en riesgo su registro como partido de no alcanzar el 3% de los votos nacionales.

La alianza Va por México no lo tiene fácil. Las encuestas de opinión indican que Morena le lleva ventaja para la Cámara Baja, con un 43% de intención del voto frente al 29% de la coalición opositora (Buendía y Márquez, 2021). La encuesta de El Financiero arroja que la intención del voto por Morena subió del 38% a 44% entre enero y febrero de 2021, coincidiendo con la vacunación contra la Covid-19. PAN y PRD quedan con un 10% cada uno y el PRD con el 3,23% (Moreno, 2021b). En el caso de las gubernaturas, algunas encuestas publicadas en febrero indican que Morena puede ganar entre siete y nueve, y el PAN mantener Querétaro, Chihuahua y Baja California Sur. El PRI parece tener un escenario más complicado, ya que no encabeza las preferencias electorales.

Aun si ‘Va por México’ lograra arrebatarle a Morena la mayoría en la Cámara Baja, nada garantiza que puedan construir un bloque opositor parlamentario, y es probable que impulsen sus propios intereses y agendas y que establezcan negociaciones paralelas, como ha ocurrido en estos tres años de Gobierno de Morena. No menos importante, las coaliciones electorales están contribuyendo al desdibujamiento de los partidos; se están convirtiendo en meras etiquetas indiferenciables para el electorado.

Contra la pandemia, información y análisis de calidad
Colabora con una aportación económica

Autoría

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.