El proceso de destitución del gobernador de California

El proceso de destitución del gobernador de California, Gavin Newsom, costó a los contribuyentes de este Estado unos 300 millones de dólares (unos 14 dólares por votante registrado) y distrajo las energías de la Administración de las prioridades urgentes de política pública durante alrededor de medio año (el mandato del gobernador es de cuatro). Los partidarios de Newsom recaudaron 76 millones de dólares para su defensa, de los cuales aproximadamente un tercio no se ha gastado, y esa cantidad puede ahora destinarse al fondo para su campaña de reelección.

Los republicanos también han dedicado sumas considerables y energías a un proceso que ha reconfigurado la dirección del partido en California. Ésta ha caído bajo el hechizo de Larry Elder, el presentador de radio que encendió los ánimos al estilo de Trump con sus promesas de desmantelar las principales políticas ‘progresistas’. Algunos líderes nacionales también esperaban que, como gobernador, pudiera tener la oportunidad de nominar a un sustituto republicano de la senadora Dianne Feinstein (demócrata), y cambiar de esta forma el control de la Cámara Alta. La intensa actuación de Elder ha marginado a los rivales más tradicionales del partido y le convierte en el más probable aspirante del GOP para enfrentarse a Newsom el próximo año, aunque sus probabilidades de éxito son escasas (al menos, se alejó totalmente de las acusaciones trumpianas de fraude electoral cuando se hizo evidente la magnitud de su derrota).

Ha sido generalmente aceptado que el proceso de destitución fue razonablemente libre y justo, y que la opción del ‘sí’ a la remoción obtuvo menos de dos quintos de los votos emitidos. La participación bajó un 20% frente a la que, en 2018, dio como ganador a Newsom. Además, alrededor de dos quintas partes de los que respondieron a la primera cuestión (la destitución del gobernador) no se pronunciaron respecto a la segunda: quién debiera ser su sustituto en caso de mayoría de síes en la anterior. De esta forma, aunque Elder recibió casi la mitad de los votos en esa pregunta, el total fue inferior a los tres millones, frente a los 7,7 millones con que Newson resultó elegido y a los 4,7 millones de papeletas obtenidos entonces por el aspirante republicano.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Se deduce, por tanto, que una proporción significativa de esos otros votantes republicanos no comparte el entusiasmo que Elder suscita en su base radical, lo que se suma a su margen limitado para atraer a los demócratas desilusionados de este Estado fuertemente demócrata. Dado que una de las propuestas de Elder era reducir a cero el salario mínimo, el vigoroso movimiento sindical californiano estaba fuertemente motivado para oponerse a él; y es improbable que una proporción sustancial de la clase trabajadora blanca conservadora atraída por Trump se una a un radical negro del mercado libre.

La campaña por el ‘sí’ a la destitución consiguió una amplia mayoría en los condados poco poblados y mayoritariamente rurales del norte de California, y también algunas victorias, muy ajustadas, en condados del Valle Central, algo más poblado. En las zonas afectadas por la sequía, muchos trabajadores agrícolas estaban resentidos por la decisión de Newsom de cortar el suministro de agua para la agricultura intensiva, y habría influido en una proporción significativa de la creciente población latina en estas zonas (aunque el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios realizó una enérgica campaña para contrarrestar esta tendencia). Sin embargo, estos focos de fuerza republicana no pudieron competir con las abrumadoras mayorías demócratas de la zona de la bahía y de Los Angeles. Más revelador fue el claro veredicto negativo de condados tan prósperos y tradicionalmente republicanos como San Bernardino, Orange y Riverside, cuyos congresistas republicanos en activo se han vuelto vulnerables.

Los sondeos a pie de urna indican que Newsom ganó cerca del 83% del voto afroamericano, el 60% del latino y una clara mayoría de los asiáticos; y lo que es más significativo: el no prevaleció en todas las cohortes de edad e incluyó tanto a los que no tienen título universitario como a los más instruidos. La defensa de los sindicatos es una de las explicaciones, aunque el apoyo del Gobierno a las personas en riesgo por la pandemia puede ser la causa principal. Aunque California ya no tiene una mayoría demográfica blanca, es importante que ellos también hayan votado no: un 59%, que se reparte entre un 55% de los hombres caucásicos y el 62% de las mujeres. En general, Newsom atrajo el 64% del voto femenino, parte del cual se desencadenó en respuesta a la ley anti-aborto aprobada por los republicanos de Texas.

En vísperas de la votación, el presidente Joe Biden hizo una fuerte campaña a favor de Newsom y el resultado proporciona a la Casa Blanca un reconstituyente muy necesario tras sus recientes y eventuales dificultades. Pero esta campaña no ha sido un camino de rosas, y los estrategas del Partido Demócrata tendrán que prestar atención a los puntos débiles que ha puesto de manifiesto. Los votantes parecen ser alérgicos a la autocomplacencia y la autogestión de sus líderes políticos, incluso los de los partidos a los que apoyan. Tanto la falta de vivienda como los incendios forestales representaron durante un tiempo un riesgo para Newsom, al igual que la brecha entre la retórica progresista y las evidentes desigualdades económicas extremas. En otros estados donde el equilibrio partidista subyacente es menos favorable a los demócratas no es seguro que la movilización laboral centrada en las versiones más extremas del trumpismo dé tan buenos resultados. En otros lugares (como en las próximas elecciones a gobernador en Virginia y Nueva Jersey) puede ser más difícil presentar al GOP bajo una luz tan negativa, y su contra-narrativa de libertad e impuestos bajos puede tener más fuerza.

En cuanto a los republicanos, el proceso de destitución pone de manifiesto los peligros de confiar demasiado en los instintos combativos de una base popular enardecida, cuando estos activistas tienden a ahuyentar a los votantes menos ideologizados y a descalificar a candidatos del partido que, de otro modo, serían más viables y moderados. En particular, el argumento de las elecciones robadas se ha percibido como algo excesivamente utilizado y, por tanto, contraproducente, y la insistencia excesiva sobre el aborto o el techo de la deuda federal puede agravar el problema. El Partido Republicano tiene que volver a centrarse en los verdaderos fallos de la mayoría demócrata en lugar de perseguir estas distracciones de carne roja.

Las perspectivas de futuras revocaciones

A pesar de su fuerte respaldo inicial, Newson ha tenido que hacer frente a cinco intentos de revocación anteriores antes de la última, con la que se ha alcanzado el tope. Según la ley californiana, no es necesario exponer los motivos de descontento, sólo que firme la solicitud el 12% del electorado registrado; y si hay una mayoría a favor de la revocación, el nuevo gobernador puede acceder al cargo con una votación reducida. Los otros 18 estados que permiten la revocación establecen normas más estrictas. Generalmente, debe solicitarla el 25% del electorado, a menudo sobre la base de una infracción específica del gobernador. Colorado, Idaho y Michigan sólo otorgan 60 días para la recogida de firmas, en contraste con los 160 días del Estado del sol. Aun así, Newsom se habría librado de la impugnación de no haber sido por que un juez local autorizó 120 días más para la recogida de firmas debido a la pandemia. La Asamblea Estatal revisará ahora estas disposiciones, y es posible que surja un conjunto de normas más estrictas. Por ejemplo, se está estudiando un umbral de votos más alto, un plazo más corto para la petición y reconsiderar la pregunta en dos partes. Y cuando un gobernador sea destituido, se puede especificar que el vicegobernador cumpla su mandato; aunque eso podría incentivar el faccionalismo dentro del partido en el poder. 

Contra la pandemia, información y análisis de calidad
Colabora con una aportación económica

Autoría

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.