Abril, ¿casilla de salida de la recuperación?

El primer trimestre de 2021 no fue bueno para el mercado laboral español. La tercera ola de la Covid-19 y el consiguiente aumento de las restricciones a la movilidad y la interacción social, además del episodio meteorológico Filomena, tuvieron un efecto negativo en la recuperación de la ocupación (como comentamos en un análisis anterior), así como en el paro (de lo que hablaremos más adelante). No en vano, el PIB se contrajo un 0,5%. Sin embargo, los datos de afiliación a la Seguridad Social del mes de abril apuntan a una estabilización de esta situación. El final de la tercera ola y el buen ritmo de la vacunación han hecho que se empiecen a relajar algunas restricciones, lo que supone incrementar la actividad económica y la ocupación. Todo apunta a que esta mejoría irá a más en los próximos meses, lo que nos permite un cierto grado de optimismo y pensar que el segundo trimestre se reactivará la recuperación del mercado laboral.

Ocupación

Los registros de la Seguridad Social arrojan un crecimiento de 134.000 afiliados (media mensual) respecto a marzo. Pese a este importante ascenso, es una cifra baja para lo que suele suceder en un mes de abril. Por esta razón, la variación en términos desestacionalizados, es decir, descontando el efecto que supone que abril sea un mes en el que habitualmente crece el empleo, nos deja una caída de 9.800 afiliados. En abril, por tanto, se siguió destruyendo empleo en términos desestacionalizados por tercer mes consecutivo, dejando en 460.200 las afiliaciones pendientes de recuperar respecto al periodo pre-pandémico (febrero de 2020). Sin duda es un mal dato, pero cabe destacar que en este mes la caída no ha sido tan pronunciada como la de febrero (-20.200) y marzo (-45.400), lo que hace pensar en un punto de inflexión y una eventual reactivación de la recuperación del empleo de cara a los próximos meses. De hecho, los modelos de desestacionalización de BBVA Research ya apuntan a un crecimiento de 29.000 afiliados en este mes de abril.

Gráfico 1.- Afiliación a la Seguridad Social respecto a febrero de 2020 (datos desestacionalizados)

Fuente: Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Como ya hemos comentado en artículos anteriores, la recuperación de la ocupación está siendo muy heterogénea en los diferentes sectores de actividad. En aquéllos donde las restricciones sanitarias no tienen una afectación muy importante, la actividad económica y el empleo han recuperado buena parte su dinámica habitual y los niveles anteriores a la crisis. Por contra, las actividades más afectadas por las restricciones (hostelería, transporte, actividades artísticas y de entretenimiento, etc.) siguen teniendo dificultades.

Gráfico 2.- Afiliación acumulada en el mes de abril

Fuente: extraído de la presentación del ‘Balance mensual de afiliación’ del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

La Semana Santa suele funcionar como disparador de las contrataciones de la temporada turística, cosa que este año sólo ha sucedido en una pequeña parte. A pesar del buen desempeño de la mayoría de actividades, la falta de contratación en las actividades con restricciones (especialmente en hostelería) está detrás del mal dato de abril, frente a lo que habitualmente sucede.

Cabe esperar que esta situación mejore con la entrada masiva de las vacunas contra la Covid-19 y la mejora de la situación pandémica, que permitirá la apertura de este tipo de actividades. De hecho, ya fue sucediendo de forma paulatina durante el mes pasado. Este factor refuerza cierto optimismo sobre la recuperación del empleo a corto plazo. Seguramente, sus niveles previos a la crisis del Covid-19 no se lograrán hasta 2022, como apuntan la mayoría de organismos; pero sí podemos esperar un verano más cercano a 2019 que a 2020, también en el empleo.

Otro síntoma de mejora progresiva es la evolución de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (Ertes). En abril salieron de esta situación 86.900 afiliados, lo que deja en 650.200 el total de personas en este régimen, el mínimo desde el inicio de la pandemia. De hecho, lo lógico sería que la reactivación de las actividades sujetas a restricciones se basase más, o al menos en primer lugar, en la reducción de los expedientes temporales que en nuevas contrataciones.

Gráfico 3.- Trabajadores afectados por Ertes (media mensual)

Fuente: Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Paro

El paro registrado se redujo en abril en 39.012 personas. Sin duda, es una buena noticia. Sin embargo, como ya hemos comentado en análisis anteriores, esta estadística no es actualmente muy adecuada para monitorizar el desempleo, por lo que utilizaremos la Encuesta de Población Activa (EPA) para analizarlo.

Según la EPA del primer trimestre de 2021, el paro bajó en 65.900 personas, dejando la tasa de paro en el 15,98%. Este dato es aparentemente contradictorio con lo que nos muestra la ocupación, ya que también decreció en 137.500 personas durante el primer trimestre. Sin embargo, la explicación es sencilla: durante el primer trimestre muchas personas pasaron de la ocupación y del paro a la inactividad, dejando un saldo de 203.400 personas menos en la población activa.

Gráfico 4.- Esquema de flujos entre el cuarto trimestre de 2020 y el primero de 2021

Fuente: extraído de la nota de prensa de la EPA del primer trimestre del Instituto Nacional de Estadística (INE).

¿A qué se debe este incremento de la inactividad? La respuesta la encontramos en el aumento de situaciones en las que un desempleado en edad de trabajar no está buscando empleo o no está disponible, requisito necesario para ser contabilizado como parado según la metodología de la EPA, marcada por Eurostat y la Organización Internacional del Trabajo. No es de extrañar que estas situaciones aumenten cuando las restricciones a la actividad aumentan, como ya pasó en el segundo trimestre de 2020. Es fácil que alguien sin trabajo no esté buscando activamente empleo (aplicar en ofertas, enviar currículos, etc.) cuando la situación del mercado laboral de determinados sectores está paralizada. Además de esto, hay que tener en cuenta los efectos del temporal Filomena, que frenó la actividad en algunos lugares durante parte de enero.

Según los cálculos de Florentino Felgueroso, una tasa de paro que incorporase estas situaciones (U5 en el siguiente gráfico) haría crecer la tasa de paro del 15,98% al 19,8%. En la situación actual, ésta es una estimación del desempleo más fiable que la tasa de paro oficial. De esta forma, el desempleo se habría situado en niveles de 2009, pero aún lejos de los observados en los momentos más duros de la anterior crisis, donde se superó el 30%.

Gráfico 5.- Medidas alternativas de infrautilización del trabajo (medias trimestrales, 2005 (I)-2021 (I)

Fuente: publicado en Twitter por Florentino Felgueroso.

Más allá del nivel concreto de paro que tengamos en estos momentos, lo cierto es que éste es uno de los problemas endémicos de nuestro mercado de trabajo; y también uno de los más importantes, especialmente el de larga duración, que está creciendo desde el principio de la pandemia. La cronificación en situación de desempleo es un factor clave en el riesgo de pobreza y exclusión social, por lo que deberían ponerse todos los medios posibles en políticas activas y pasivas de empleo para intentar que, esta vez, la crisis no deje un poso de pobreza y desigualdad.

En definitiva, después de un invierno en el que la pandemia ha vuelto a golpear con fuerza el mercado laboral, abril parece ponernos en la casilla de salida de la reactivación de la recuperación, el aumento de la ocupación y el descenso del paro. Si se cumple el incremento del ritmo de vacunación y la relajación de restricciones previstos para las próximas semanas y meses, muchas personas podrán volver a ocuparse, ya sea por la salida de un Erte o por la contratación.

Contra la pandemia, información y análisis de calidad
Colabora con una aportación económica

Autoría

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.