Investigación en ONGDs – un nicho por explorar

El profesor Shucksmith afirmaba en un informe reciente que las universidades no tienen el monopolio de la producción de conocimiento. Las ONG de desarrollo (ONGD) no se especializan en investigación como las universidades. Sin embargo, también investigan y lo hacen de manera diferente. ¿Qué ventajas existen entonces en las ONGDs, si las hay, como un tipo especial de proveedor de investigación con impacto social?

Después de haber trabajado en universidades, me entusiasmó comenzar un nuevo trabajo como investigadora en un contexto totalmente diferente – una ONGD internacional. La ONGD quiere desarrollar un ‘centro de investigación’ interno con el personal de la ONGD alrededor del mundo como asociadas/os de investigación. Esto me pareció innovador – que yo sepa, los centros de investigación hasta ahora se han desarrollado en universidades o en instituciones públicas. La idea del centro también va más allá de la práctica más tradicional en ONGDs de investigar en departamentos específicos como el de lobbying y campañas, o el de recaudación de fondos y finanzas. De hecho, el centro busca una visión más holística de la investigación, incluyendo otros departamentos, como el de programas y el de comunicación, aspirando conseguir más que la suma de sus partes.

Interesante, ¿no? Y, sin embargo, la mayor parte de lo que se encuentra en la literatura sobre investigación en ONGDs se refiere a sus colaboraciones con universidades, como la adolescente que aún no se ha ido de casa. Bartunek and Rynes, 2014, por ejemplo apuntan a un ‘repunte reciente en artículos académicos buscando cerrar la división entre academia y profesionales. (Ver también Roper, 2002; Hart and Wolff, 2006; Murdock et al, 2013; Bartunek and Rynes, 2014; Shucksmith, 2016; Wallace, 2016; Green, 2016 y la iniciativa Rethinking Research Partnerships). Menos se ha dicho sobre lo que las ONGDs, por sí solas, pueden contribuir hacia la producción de investigación con impacto social (con excepciones, ver Negotiating Knowledge, 2016). Esta escasez de literatura sobre investigación ‘por ONGDs’ o ‘en ONGDs’ difiere de la riqueza en la investigación ‘sobre ONGDs’ o sobre lo ‘no gubernamental’ como una categoría de investigación en los estudios de desarrollo – véase Lewis, 2005.

Aquí es para mí donde empieza a ponerse interesante – lo que sucede cuando la adolescente se independiza.

La investigación en ONGDs existe. Internamente, las ONGDs trabajan a menudo con datos. Energía, dinero y rigor se pierden con frecuencia cuando este trabajo no se planifica y sistematiza bien. Mi equipo lleva a cabo proyectos de investigación y asesora sobre investigación al personal en los diferentes países y oficinas. Algunas ONGDs incluso publican su propia serie anual de investigación y revistas especializadas. La investigación en ONGDs es a menudo vista como interesada (aunque ¿qué investigación no lo es?), por ejemplo, para mostrar buenas prácticas. Pero la experiencia me dice que también hay investigación rigurosa en ONGDs.

La investigación en ONGDs no sólo existe, sino que es especial. El potencial de las ONGDs como nichos de investigación es enorme. Sin duda, el ‘potencial’ no florece por sí solo – necesita estrategia, recursos y resolución de problemas. Por ejemplo, se podría decir que las ONGDs están ‘más cerca de la gente en el terreno’ que las universidades y que, por tanto, pueden hacer mejor investigación con impacto social. Pero no es tan sencillo. Los intereses de las ONGDs pueden divergir de las necesidades sociales. O incluso las ONGDs pueden basar su evidencia en datos secundarios en lugar de utilizar la evidencia local proveniente de los programas que tienen a mano. De igual forma, la investigación puede emerger de programas locales y dar feedback rápido y de forma cercana a su diseño, implementación, comunicación, e impacto. Aun así, de nuevo, tener ese potencial no significa que se esté utilizando. Por eso es importante la consolidación de la investigación y de equipos de investigación en las ONGD como en el que estoy ahora.

Dicho esto, hablemos de potencial. La investigación por ONGDs puede ser diferente y complementaria a la investigación en universidades. Puede incluso contribuir a ampliar la noción y práctica de lo que entendemos por ‘investigación’ en  universidades. Tres particularidades de la investigación en ONGDs pueden ser: (1) la elección de temas de interés social; (2) el uso inmediato de resultados; y (3) tipos diferenciados de investigación para los que las ONGDs pueden estar especialmente capacitadas.

  • Especialización en temas de investigación socialmente útiles. Una ventaja que encuentro en las ONGDs en comparación con las universidades es la nitidez en la elección de temas de investigación socialmente útiles. Dado su trabajo práctico, las ONGDs tienden a coleccionar un sin fin de temas sociales para ser investigados – saben dónde están los puntos de acupuntura de la investigación basada en necesidades. Por el contrario, a veces me he encontrado alumnado (e incluso personal investigador) en universidades que dudan qué estudiar o qué enfoque tomar, o que no basan sus decisiones de investigación en problemas prácticos. Por supuesto, no toda la investigación debe estar basada en necesidades sociales, ej. investigación básica. Mi sugerencia es que las ONGDs están especialmente bien posicionadas para explotar un área de investigación basada en necesidades sociales dada su proximidad a la práctica (aunque esto no significa que se haga).
  • Un uso más inmediato de los resultados de investigación. La proximidad a la práctica también puede ser útil para aplicar los resultados de manera más inmediata que en el mundo académico. Las ONGDs pueden usar los resultados en su práctica de emergencias, programas, lobby, campañas, media y estrategia organizacional – aunque, de nuevo, esto no sucede por defecto. Otra diferencia con las universidades es que el personal de ONGDs apoyado está haciendo la investigación in situ mientras que esto no es siempre el caso de las/os estudiantes supervisados. Además, la investigación en ONGDs probablemente maniobre mejor en espacios no académicos. Los resultados pueden llegar a un público de profesionales, socias/os, personas viviendo en la pobreza y la injusticia, y los blancos de campañas políticas (por ejemplo, una multinacional) que las universidades quizá no pueden alcanzar tan directamente. A su vez, esto no impide a las ONGDs de llegar a audiencias académicas mediante la publicación de artículos académicos, o, con informes sin peer-review que pueden ser más tarde citados en artículos académicos (una suma de indicadores con el que podríamos analizar el ‘impacto académico’ de las ONGDs).
  • Inversión en tipos específicos de investigación. Hay al menos dos tipos de investigación en el que las ONGDs podrían ser particularmente buenas en comparación con las universidades – la investigación profesional y la investigación periodística (‘investigative research’). Una investigación en la que estoy involucrada está explorando los vínculos entre contextos de emergencia y desarrollo. Llevada a cabo por un consorcio de ONGDs (Action Aid, Concern, Christian Aid, Help Age, Muslim Aid, Oxfam, Saferworld and World Vision, con el King’s College London) es un caso paradigmático de investigación profesional o basada en la práctica. La investigación ha sido específicamente diseñada para complementar los enfoques académicos y de expertas/os de políticas públicas sobre el tema (conocidos como enfoques ‘LRRD’) desde una visión práctica (el enfoque ‘LPRR’). A su vez, la ‘investigative research’ se refiere a la investigación que descubre datos secretos u obscuros. Típica en contextos periodísticos y judiciales, y probablemente menos común en universidades, las ONGDs la están adoptando cada vez más, por ejemplo, demostrando la evasión de impuestos de una empresa. El valor añadido es que, en las ONGDs, la evidencia de la investigación no sólo se descubre, sino que también es la base para lobbying y campañas en la misma ONGD.

En resumen, una forma de realizar investigaciones en ONGDs ha sido la de colaborar con universidades. Sin embargo, esta opción no quita que también exploremos cómo las ONGDs están desarrollando investigaciones por su cuenta sin recurrir necesariamente a las universidades y utilizar ese espacio seguro para desarrollar sus propias concepciones sobre investigación, rigor e impacto.

Esta búsqueda de identidad investigadora ya está teniendo lugar. En 2012, BOND (la coordinadora británica de ONGDs) reunió 8 principios básicos acordados por unas 100 ONGDs de Reino Unido, incluido el de hacer énfasis en las voces de las/os más pobres y el de evitar la colecta de datos ‘innecesarios’ cuando se investiga en ONGDs. Para mí, éste es un esfuerzo interesante para empezar a dar forma a una marca de investigación sectorial personalizada. De hecho, la investigación en ONGDs se sitúa en relación al objetivo de erradicación de la pobreza – lo que le da una identidad especial. No es sólo el identificar necesidades sociales, sino también el proceso entero, la perspectiva, motivación y valores detrás de la investigación, que son conducidos por un objetivo práctico que moldea su potencial.

Del mismo modo, el tipo de investigación periodística no sigue el sistema académico de peer-review para asegurar el rigor. Esta investigación a menudo se enfrenta a un ‘peer-review’ público muy diferente – el orquestado por el objeto de investigación, por ejemplo, la multinacional investigada. Esto presiona a las/os investigadores de la ONGD a ser rigurosos con los datos y a basarse en expertas/os para mantener su credibilidad. Todo esto también lleva a una ampliación de la noción de ‘peer-reviewing’ y ‘rigor’. La idea de ‘pracadémicas/os’, o quienes combinan la investigación académica con roles en asociaciones, es otro ejemplo de nuevos conceptos emergentes.

Estos matices de investigación en ONGDs pueden cuestionar ideas concebidas de cómo funciona la investigación y construir una noción más amplia de cómo y dónde ocurre el conocimiento, más allá de las universidades. La personalidad de la investigación en ONGDs necesitará tiempo para desarrollarse y existen importantes retos como el de mejorar el rigor, el de encontrar financiación especializada y el de tomar perspectiva y conectar con el contexto global. En todo caso, ¡vale la pena mirar y ver qué pasa!

Artículo escrito en colaboración con:

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.