Despenalizar la maternidad con un permiso de paternidad intransferible

El 6 de febrero Antonio Roldán y Claudia Hupkau publicaban un artículo en Agenda Pública titulado “Permisos de paternidad: primer paso hacia la igualación” en el que realizan un diagnóstico sobre la situación de hombres y mujeres en el mercado laboral español. Mostraban cómo la desigualdad de género se ha reducido en las últimas décadas para personas sin hijos, mientras que ésta persiste cuando se tiene descendencia. Un diagnóstico muy similar al que realizamos en nuestro libro “Padres y madres corresponsables. Una utopía real”. En ambos casos concluimos que existe una penalización por maternidad, pero diferimos en cómo diseñar las políticas para acabar con ella.

La penalización por maternidad provoca discriminación ex ante de las mujeres, que deriva de las expectativas que los empleadores tienen sobre quién se va a ocupar de los niños cuando éstos llegan: “Si sé que la mujer se va a ocupar de los niños, prefiero contratar a un hombre”. Con las políticas públicas podemos influir en esas expectativas, si las diseñamos de tal forma que no asuman que son las madres las responsables de conciliar empleo y vida familiar, sino que los hombres se corresponsabilizan por igual. Los autores se centran en los permisos por maternidad y paternidad, que efectivamente son cruciales para acabar con la discriminación, porque es a partir del nacimiento del primer hijo cuando las trayectorias laborales de las mujeres empiezan a ser muy diferentes de la de los hombres.

Desde enero de 2017 la seguridad social otorga a la madre una prestación de 16 semanas (6 intransferibles + 10 transferibles) a partir del nacimiento, mientras que al padre le concede 4 semanas intransferibles (ambas cubren el 100% de la base de cotización a la seguridad social). Los empleadores saben que, por ley, los hombres se van a ausentar 12 semanas menos que las mujeres. Esta desigualdad en la duración de las prestaciones genera una brecha de género legal en la corresponsabilidad del 75% (el legislador responsabiliza a los hombres solo de un 25% de los cuidados). Ciertamente las madres pueden transferir 10 semanas de su derecho al padre, pero solo el 2% de las madres transfirió alguna semana al padre en 2016, mientras que los padres en su mayoría sí se tomaron el permiso de paternidad intransferible (88 prestaciones de paternidad por 100 de maternidad). Estos datos reflejan unas pautas de comportamiento observables en toda Europa: los hombres solo se toman los permisos cuando están bien remunerados y son intransferibles (si no te tomas el permiso, pierdes la prestación). Es la regla de oro a seguir para diseñar permisos de nacimiento que fomenten la corresponsabilidad.

Roldán y Hupkau proponen ampliar el total de permisos por nacimiento de las actuales 20 semanas (16+4) a 26 semanas, porque argumentan que la baja por maternidad en España es demasiado corta. Aquí hay un salto lógico en la argumentación. Si el objetivo es acabar con la penalización por maternidad ligada a una asignación desigual de la responsabilidad de conciliar empleo y familia, ¿por qué proponen 8 semanas de permiso intransferible para el padre y por contra 18 para a la madre (8 intransferibles y 10 a compartir)? Es decir proponen aumentar la prestación por paternidad de 4 a 8 semanas y la de maternidad de 16 a 18. Como ejemplos de buenas prácticas mencionan Alemania y Suecia, pero en ambos países los diseños legales asumen la conciliación como un asunto principalmente femenino.

Resumo ambos casos, que se detallan en esta publicación de la Red Internacional sobre Premisos Parentales. En Alemania hay una prestación por nacimiento del 65% del salario durante 10 meses, a compartir entre madre y padre. Si el padre se toma al menos 2 meses, entonces se concede un “premio”: la prestación se prolonga hasta 12 meses (si no ese plus de prestación se pierde). La brecha de género legal en corresponsabilidad es así del 80%. Según dicho informe, el 79% de los padres solo disfrutaron hasta 2 meses de permiso, mientras que el 90% de las madres se tomó entre 11 y 12 meses. En otras palabras, la inmensa mayoría de los hombres se tomaron solo aquello previsto por ley como “premio” por corresponsabilidad del padre. Por tanto, los comportamientos son un reflejo del diseño legal.

En Suecia la prestación por permiso parental es remunerada al 77,6% del salario y cubre 195 días para cada progenitor/a durante los primeros 8 años de vida del niño, de los cuales 90 días son intransferibles para el padre, 90 días intransferibles para la madre y cada cual puede transferir sus restantes 105 días de prestación. Es decir, la ley viene a señalar 3 meses para los padres y 10 meses para la madre, una brecha de género en corresponsabilidad legal del 70%. Según el informe, en 2014 las madres disfrutaron una media de 94 días de prestación y los padres 39 días durante ese año, lo que de nuevo muestra que los padres se tomaron poco menos de 1/3 de la prestación, es decir aquella parte de la prestación que la ley les asigna como intransferible.

Los casos de España, Alemania y Suecia ilustran la regla de oro, los hombres disfrutan de los permisos bien remunerados e intransferibles, mientras que las partes transferibles o a compartir siempre se las toman las madres. En conclusión, si queremos que los hombres sean vistos por los empleadores como corresponsables, la ley debe tratarles como ciudadanos/as con los mismos derechos individuales: una prestación cercana a su salario, intransferible y de igual duración para hombres y mujeres. La Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles por Nacimiento y Adopción (PPiiNA) viene demandando este diseño desde 2005 y tiene un proyecto de ley para que los permisos en España sean de 16 semanas para cualquier persona, en total 32 semanas durante las que un/a bebé podrá ser cuidada en el seno familiar por madre y padre (www.igualeseintransferibles.org). Solo así los empleadores tendrán la expectativa que hombres y mujeres se van a ausentar por igual cuando tengan descendencia.

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.